La crisis en Italia por el coronavirus está dejando ideas y estampas críticas que marcarán páginas en la historia del país. El equipo que consiguió fabricar respiradores mediante impresión 3D ha ideado una modificación para conseguir conectar más enfermos a unos respiradores ya de por sí limitados. ¿Cómo lo hacen? Con máscaras de buceo del Decathlon.

Estas máscaras se conectan mediante una válvula 3D al respirador de los enfermos. Una medida que puede parecer desesperada pero que podría salvar muchísimas vidas. Tanto es así que los responsables de esa idea han compartido el proceso para que otros hospitales sigan el ejemplo.

Esta radical idea puede salvar muchísimas vidas en todo el mundo ante la escasez de respiradores médicos, ya que responde a una situación de extrema necesidad, en la que los suministros médicos escasean y que atiende a la necesidad de ayudar a los pacientes de emergencia, los cuáles no siempre pueden ser tratados precisamente por esta escasez.