La lava que emana del volcán ya ha engullido a su paso 190 viviendas, pero las autoridades esperan que sean un millar y los daños ocasionados por esta escorrentía de productos volcánicos asciendan a más de 400 millones de euros antes de que el cauce de la gran colada de lava, que en las últimas horas se ha dividido en tres lenguas, alcance el mar.

La calidad del aire empeora y las carreteras se borran

Tras las primeras 50 horas de erupción volcánica en La Palma, no ha habido variaciones significativas en lo que a abastecimiento se refiere. Eso sí, la calidad del aire ha empeorado ligeramente con respecto a la primera jornada. La lava ha seguido sepultando metros de carreteras y ya se han superado los 500.

Las coladas que fluyen desde el nuevo volcán de La Palma siguen sepultando decenas de viviendas a su paso, mientras la isla espera el momento en que la lava rompa sobre el mar, uno de los más críticos para la protección de la población, por la emanación de gases.

La lava devasta todo lo que encuentra a su paso de camino a la costa de La Palma , aunque a un ritmo más lento de lo previsto, a 120 metros por hora aproximadamente. Desde que el volcán erupcionara el domingo pasado, la lava ha arrasado ya 180 viviendas, según el recuento del sistema europeo Copernicus de seguimiento de emergencias desde del espacio, pero esta cifra con toda seguridad irá al alza.

La erupción de La Palma ya ha afectado a 500 metros de carretera. Un total de seis vías sufren cortes, entre ellas, la que conecta La Laguna con Tazacorte. Así, continúan cortadas en ambos sentidos la LP-2132, LP-213, LP-211, LP-212 y LP-215.