Llega una nevada que, a priori, puede ser todavía mayor que la acaecida tras la provocada por la borrasca Filomena justo después de los Reyes Magos. Para que se hagan una idea, el Gobierno de Canarias ya ha decretado la situación de alerta por esta causa para Tenerife y La Palma, que entra en vigor a las seis de la tarde de hoy, si bien el aviso por riesgo elevado desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tiene como inicio las nueve de la mañana. Sobre la intensidad de la nevada, desde el Cecoes 1-1-2 del Gobierno de Canarias se advierte que para hoy se esperan a partir de los 1.500 metros de altura, e incluso mañana puede darse a partir de los 1.300 metros, una cota muy baja para lo que es habitual por estos lares.

Aunque, como región subtropical, es normal que en Canarias llame más la atención una copiosa nevada en sus cumbres, lo cierto es que esta notable visita del General Invierno tiene de todo, hasta tal punto que los avisos elevados desde la Aemet se extienden a las lluvias fuertes, potentes rachas de viento y las tormentas, que en su conjunto afectarán a todas las islas menos Lanzarote y La Graciosa. La peor parte, si se cumplen los pronósticos de los especialistas públicos, se la llevará la provincia tinerfeña.

La causa de este arreón meteorológico es una profunda vaguada atlántica cuya llegada estaba prevista para la medianoche de ayer y que provocará un aumento considerable de la inestabilidad atmosférica durante los próximos días, ya que el Archipiélago estará afectado por lluvias fuertes, granizo, nevadas, viento fuerte, olas de hasta cinco metros de altura y, al mismo tiempo, un acusado descenso térmico.

Las precipitaciones empezarán en la madrugada de hoy por las islas occidentales y mañana afectarán de forma generalizada a todas las Islas. Desde allí, según explicó a Europa Press el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, también llegarán precipitaciones en amplias zonas de la Península, donde las nevadas afectarán a cotas inferiores a los 2.000 metros.
Sobre las lluvias, podrán alcanzar en Canarias los 15 litros por metro cuadrado en una hora, sobre todo en la vertiente norte de las islas de mayor relieve. Además, se esperan tormentas y no se descarta que caiga granizo menudo.

Al mismo tiempo, la Aemet pronostica una notable bajada de las temperaturas, sobre todo en las medianías y en zonas altas, y es posible que pueda nevar a partir de 1.600 a 1.800 metros. Estos fenómenos estarán acompañados de vientos fuertes o muy fuertes con rachas que pueden superar los 70 u 80 kilómetros por hora y afectarán especialmente a las cumbres y medianías, y olas de cuatro a cinco metros en la zona más occidental del Archipiélago. La inestabilidad irá remitiendo a partir del sábado.

De momento, Del Campo ha indicado que las temperaturas, tanto las máximas como las mínimas, siguen estando entre cinco y diez grados centígrados por encima de lo normal, especialmente en las zonas del Cantábrico y el Mediterráneo.

Barrancos y ramblas

Para el portavoz de la agencia estatal en cuestión, lo más significativo de hoy en toda España respecto a la meteorología será la situación en Canarias y pide precaución, “especialmente en entornos de barrancos y ramblas, que podrían experimentar aumentos importantes de caudal”.
Respeto a mañana, cabe destacar que los avisos de la Aemet afectan a las siete islas durante las 24 horas por cinco causas distintas, siendo La Palma la única en la que hay riesgo por todas las causas, que, merece repetirlas, son la nevada, el fuerte viento, las lluvias copiosas, el oleaje de altura y las tormentas.

En cuanto al sábado, se espera también, durante la madrugada, que chubascos ocasionales podrían ser localmente fuertes, e ir acompañados de tormentas y granizo menudo, principalmente en el norte de Tenerife y Gran Canaria, mientras que en las cumbres de Tenerife y La Palma serán en forma de nieve, y con menor probabilidad en las de Gran Canaria. En la segunda mitad del día, las precipitaciones tenderán a disminuir.