El Ministerio de Sanidad cree que la pandemia de la Covid-19 ha abierto “un camino importante” a la lucha antitabaco y hay que “aprovechar” la buena aceptación que ha tenido entre la ciudadanía la prohibición de fumar tabaco y productos relacionados en la hostelería para actualizar la ley de 2010.

Así lo ha expresado la subdirectora General de Promoción de la Salud y Vigilancia en Salud Pública, Pilar Campos, durante su intervención en el XI Congreso del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), en la que ha subrayado que la prioridad de su departamento es luchar contra esta sustancia y sus derivados.

Desde el CNPT se considera que los espacios libres de humo, como las terrazas, deben ser una de las medidas “imprescindibles” para el control de la Covid, y confían en que esto se vea reflejado en la nueva normativa a nivel estatal en línea con las siete comunidades autónomas que ya han legislado en ese sentido (Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Comunidad Valenciana y La Rioja).

Según ha recordado en este congreso Campos, la ley antitabaco de 2010 fue “pionera” para limitar el consumo, pero ahora ha llegado el momento de abordar dos asuntos que quedaron fuera de ella: una, los nuevos productos relacionados que han ido proliferando y sobre los que hay aspectos que no han quedado regulados, como la publicidad en algunos espacios.

Y la otra es la ampliación de espacios sin humo: “Durante la pandemia hemos avanzado y estamos contentos de que haya tenido una buena aceptación en la ciudadanía, una vez que se demostró la transmisión por aerosoles del tabaco y los productos relacionados, el no consumir en los espacios de hostelería, y creemos que esto puede ayudar a avanzar en esa línea”.

“La pandemia ha dejado un camino importante que debemos aprovechar”, ha abundado.