Cuatro años de horas y horas asistiendo a clases, aprendiendo y realizando un sinfín de tareas se resumen en el broche que cierra toda carrera: el Trabajo Fin de Grado (TFG), un proyecto que debe llevarse a cabo en todos los grados universitarios cursados en España o cualquier otro país de la Unión Europea. Este TFG se estableció a raíz de la implementación del Plan Bolonia, por el cual todos los estudiantes deben realizar un trabajo novedoso de investigación (unas 20-35 páginas), para posteriormente presentarlo y defenderlo ante un tribunal. Su realización implica mucho esfuerzo, dedicación y estrés. La satisfacción de entregarlo es innegable, pero el proceso es largo y surgen muchas dudas en el camino. Por ello, con el objetivo de ayudar y ofrecer apoyo a los estudiantes en esta etapa académica, se ha creado la primera comunidad universitaria especializada en el TFG.

Llegado el momento de enfrentarse al Trabajo Fin de Grado surgen innumerables preguntas. ¿Por dónde empiezo? ¿Cuál es la temática que debo tratar en el trabajo? ¿Cómo lo llevaré a cabo? ¿Y si no consigo cumplir las expectativas del tribunal? La responsabilidad y los nervios son enormes, pero, a lo largo de las siguientes líneas te ofrecemos algunas claves para afrontar este proyecto con éxito. Asimismo, en la mencionada comunidad universitaria, encontrarás un foro destinado a resolver todas tus dudas; podrás compartir experiencias con otros alumnos; consultar lecturas y recursos sobre diferentes temáticas de trabajo; leer consejos de otros universitarios que ya superaron esta prueba; acceder a becas y o disfrutar de ofertas exclusivas en su categoría de descuentos estudiantes. Con todo ello, seguro que comenzarás este proyecto con buen pie.

Un tema concreto y estructurado

Las primeras dos fases, en opinión de muchos universitarios que dejan sus impresiones en el foro, se basan en asumir que el TFG es complicado, pero no imposible. Puede que al principio te sientas abrumado y desorientado, pero nada más. Debes comprender que este es un proyecto que se puede superar, puesto que llevas casi cuatro años con exámenes, prácticas y asignaturas que han supuesto muchas horas de esfuerzo y de estrés pero que has conseguido aprobar sin ningún problema. Asumida esta situación, debes centrarte en el TFG. Primero, has de elegir el tema sobre el que vas a trabajar. Debe ser un área que te motive, en la que te sientas interesado en investigar y, posteriormente, desarrollar. De esta manera, ese camino será más sencillo y cuando tengas que defenderlo te sentirás mucho más cómodo y serás capaz de transmitir esa pasión.

Hay otros dos factores que debes evaluar antes de ponerte a investigar y a redactar. Debes elegir un espacio temporal, que seas capaz de abordar centrándote en unos determinados aspectos, por lo que debes estructurarlo para que tenga un comienzo, un desarrollo y un desenlace. Sin este trabajo previo acabarás desbordado por toda la información obtenida. Asimismo, el TFG debe ser novedoso (o mostrar una visión relevante) y has de demostrar, no sólo el dominio sobre ese determinado tema, sino sobre todo lo aprendido a lo largo de todo el grado universitario.

Una vez que tienes el tema elegido, lo has estructurado y sabes por dónde empezar, deberás recopilar toda la documentación necesaria para analizar posteriormente con detalle, lo que sería la segunda fase. Tienes que recopilar información, encontrar datos y contenidos especiales; es decir, nada de plagiar o inspirarnos en artículos ya redactados. Esto no quiere decir que no puedas tomar frases de determinadas personalidades en la materia. Al contrario, debe hacerse. En el foro de esta comunidad encontrarás consejos de dónde buscar información detallada, una tarea algo compleja ya que vivimos en un mundo de máximo acceso a la información. Por último, otro consejo: durante esta fase de investigación debes contrastar todos los datos. Esto lo sabrán muy bien aquellos estudiantes de Ciencias de la Información.

Saber recibir consejos

Una vez que tienes la estructura y la base de la investigación con fuentes primarias y secundarias, es hora de dar forma al trabajo. En este sentido, debes ser concreto, puesto que dispones de un número de páginas limitado. En este proceso, aparte de consultar los consejos de esta comunidad especializada en el TFG, puedes apoyarte en el profesor que te orienta sobre la realización de este trabajo. A groso modo, todo trabajo debe contar con una introducción en la que plasmar el motivo de nuestro interés en el tema y nuestra aportación al mismo; seguido de un capítulo que plasme la metodología, la presentación de los datos y pruebas, y una conclusión final que ofrezca las claves del trabajo. Una vez estructurado, este trámite final será mucho más sencillo de lo que se intuía en un primer momento. Es necesario recalcar que este tipo de trabajos no se pueden realizar en una semana intensa de trabajo. Lo mejor será dedicarle unas horas cada día durante varios meses, puesto que también hay que ser conscientes de que habrá que rehacer algunos párrafos.

Finalmente, cerramos con unos consejos básicos a tener en cuenta: cuida la redacción de los textos; cumple con los plazos de entrega marcados por la Universidad; presenta el proyecto bajo las directrices establecidas y redacta el trabajo de una manera sencilla y clara, con el objetivo de que cualquier persona, incluso aquellas ajenas a la materia, sean capaces de comprender tu investigación. De esta manera, tu Trabajo de Fin de Grado resultará todo un éxito.