X
    Secciones: 00 Portada La PalmaLa Palma

“Tenemos marcado el rumbo para sustituir definitivamente el petróleo en La Palma”

Antonio Cabrera, coordinador de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético. | D.S.

Antonio Cabrera ha obrado una especie de milagro, al lograr a través de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético de La Palma, poner de acuerdo a partidos políticos, instituciones, empresarios y sindicatos en la hoja de ruta para que la Isla alcance el 100% de autosuficiencia energética con el Manifiesto del Electrón. Poner detrás de una misma pancarta en favor de un nuevo modelo energético a PSOE, PP, CC y Podemos, como hizo este colectivo recientemente en el Cabildo, ha sido fruto de varios años de trabajo y diálogo social e institucional, liderado por este saucero, jubilado del mundo de la educación, que destaca por sus dotes de diálogo y claridad expositiva en un tema complejo y repleto de aristas.

– ¿Cómo consiguió llevarlos a todos al huerto?
“Nuestro objetivo era intentar sacar el debate energético de los enfoques partidista, y lo conseguimos. Nos propusimos ver qué pasa en La Palma en materia energética, qué problemas existen, la historia de la electricidad, cómo ha evolucionado y, a partir de ahí, llamar a la gente al debate real y objetivo. Este era el planteamiento inicial y parece que que no nos hemos equivocado. El consenso logrado ha llamado incluso la atención fuera de la La Palma y nos han preguntado cómo se ha logrado aquí”.

– ¿Qué persigue el Manifiesto del Electrón?
“El objetivo no ha sido hacer un documento que evalúe la viabilidad técnica y económica de una transición energética en la Isla, sino marcar un rumbo, que no es poco. La dirección que debe tomar la isla en la transición energética desde un modelo basado en el petróleo hacia otro, donde el máximo protagonismo lo van a tener las renovables. Este documento se remitió a los 14 ayuntamiento y al Cabildo, y durante tres meses esperamos a que se hicieran sugerencias, se le dio una redacción defintiva y se volvió a remitir a las administraciones para su aprobación”.

– El punto de partida es de una gran dependencia del petróleo, ¿a qué nivel?
“Eso varía de un mes a otro, pero estamos de entre un 92 y un 94% de dependencia del petróleo, el resto son renovables”.

– El camino parece largo, duro y difícil…
“Sí que lo es. Por eso en la transición vamos a tener que convivir con el petróleo para que la dependencia se vaya reduciendo. Nuestros objetivos van más allá que Gorona del Viento. La imagen que se da del sistema eléctrico de El Hierro quizá no se ajusta del todo a la realidad. La infraestructura reduce la dependencia del petróleo, pero no la elimina. Cuando no hay viento y terminas de turbinar el agua del embalse superior, hay que poner en marcha los grupos diesel de la central de Llanos Blanco. El máximo que se habla es llegar a cubrir la demanda energética de El Hierro entre un 60 y un 70%. Nosotros aspiramos a ir más allá, porque en el mix energético que queremos para La Palma, lo primero son las políticas de ahorro y eficiencia energética. El megavatio más sostenible es aquel que no consumimos. Con políticas de ahorro y ayudas podemos reducir un 15 o un 20% el consumo energético de la isla. La primera tecnología que hay que poner en marcha es la del ahorro y la eficiencia energética”.

– ¿El siguiente paso?
“En segundo lugar, la generación distribuida. Es decir, el autoconsumo fotovoltaico con balance neto. Y luego, en tercer lugar, priorizar las tecnología renovables gestionables, es decir, las que tienen capacidad para reemplazar el petróleo, porque podemos gestionarlas las 24 horas, los 365 días del año”.

– ¿A qué se refiere?
“Son las que nos permiten sustituir el petróleo. La geotermia, por ejemplo. No estamos inventando nada. En la mayor isla de Las Azores, San Miguel, el 50% de la electricidad procede de la geotermia de alta temperatura. Es triste que hasta ahora, La Palma, que en los últimos 500 años es la que más erupciones volcánicas ha tenido, todavía no se ha terminado de evaluar su potencial geotérmico. No se explica el abandono que ha habido en Canarias de un recurso que se aprovecha desde hace más de un siglo. También aporta gestionabilidad al sistema la solar termoeléctrica, la hidráulica fluyente (Salto del Mulato, el aprovechamiento del caudal de La Caldera y otros recursos de la canalizaciones de la isla) para aprovechar el máximo de energía hidroeléctrica, que ha sido base en la historia de la electricidad de la Isla. Con este proceso tenemos marcado el rumbo para sustituir definitivamente el petroleo en la Isla”.

– En su momento hubo algún intento empresarial por analizar la geotermia en Fuencaliente. ¿Por qué que no fraguó?
“Cuando hubo que hacer perforaciones profundas para definir la cámara caliente que hay que buscar, no se pudo hacer. Es un capital riesgo que hay que poner y la iniciativa privada quizá no encontró el apoyo necesario de la Administración. La realidad es que no se ha evaluado el potencial geotérmico de Canarias. El Cabildo va a liberar una partida para iniciar los estudios de ese potencial, porque desde la Plataforma le hemos planteado esta necesidad”.

– Los Llanos de Aridane aceptó la alternativa, ¿pero no es urgente dotar al Valle de mayor potencia?
“Al final ha imperado el sentido común. Pedimos paralizar cautelarmente las infraestructuras que pueden ser un inconveniente para la transición energética. Hablamos del proyecto de línea de repotenciación por la Cumbre, que está planificado para cubrir las necesidades del sistema convencional. Las carencias de la isla para evacuar el potencial eólico de Fuencaliente y Mazo vienen de hace 20 años. Queremos evitar que haya ceros energéticos en el Valle y poner en riesgo la garantía del suministro del Valle. Planteamos modificar el proyecto, repotenciando la línea de Fuencaliente y Mazo para no obstaculizar la incorporación de más renovables y que la conexión se haga por Fuencaliente para ampliar el mallado y fortalecer, si hay un problema por la Cumbre, que la alimentación del Valle se haga por esta línea”.

– ¿Vamos, que así matan dos pájaros de un tiro?
“Así es. El Ayuntamiento de Los Llanos se ha dado cuenta de que es más lógico este planteamiento y le dejamos muy claro a Red Eléctrica que no queremos aplazar la transición energética”.

¿Cree que la Isla tendrá fuerza para cambiar los planes de Red Eléctrica?
“Aquí hace falta ahora desarrollar un trabajo político. La planificación de la red para 2015-2020, lo que hace es ejecutar lo acordado. Red Eléctrica no tiene que tomar decisiones , sino ejecutar lo que acuerda el Consejo de Ministros”.

– ¿Esto no puede ralentizar demasiado el proceso?
“Indudablemente, pero los plazos se acortan mucho si hay voluntad clara de hacer las cosas. Lo que queremos es que el Gobierno de Canarias sea portavoz de lo planteado por La Palma. Si empieza a haber divisiones, la cosa se dilatará más en el tiempo”.

– ¿En qué año cree que La Palma puede alcanzar la soberanía energética ?
“Es un poco aventurado pronosticar una fecha. Nosotros lo que tenemos es un cronograma de la ruta de la soberanía energética en tres etapas y ya hemos cubierto la primera. Ahora queremos poner en marcha el Consejo Insular de la Energía, dentro del Cabildo, que dinamice la verdadera transición energética. Redactar el Plan Insular por una Nueva Cultura Energética. Y en un tercer momento empezar con recursos técnicos a trabajar con los vecinos. Creo que en 10 años, si realmente La Palma mantiene el consenso, podríamos dar un avance importante. En La Palma las cosas van a ir muy rápido si conservamos la voluntad política del Electrón”.

– ¿Qué le hace ahora ser más optimista que en 2007, cuando el se aprobó un acuerdo en favor de la autosuficiencia energética?
“El documento que se elaboró en su momento era más bien una declaración de voluntad. La diferencia es que en torno al Electrón hubo un debate ciudadano abierto y en toda la isla. La ruta que hemos marcado ahora, además, está muy definida”.

¿La Palma es la isla con más potencial de autoabastecerse?
“Sin lugar a dudas. El agua como recurso energético no lo tiene otra isla, además de poder incorporar la geotermia. Tenemos un planteamiento insular, con una sola voz, que facilita cualquier proyecto que pongamos en marcha para la transición del modelo energético, que no hay ninguna otra isla”.

MÁS QUE UN SÍMBOLO

La importancia de la hidroeléctrica en La Palma se remonta a finales del siglo XIX, cuando se encendió en 1893 la primera lámpara eléctrica de Canarias en Santa Cruz de La Palma, que fue además la tercera de España, después de Madrid y Barcelona, gracias a la iniciativa ciudadana del Electrón. En 1933 se pusieron en marcha otras dos centrales hidroeléctricas con las aguas de La Caldera, las de Argual y Tazacorte. Y en 1955, el Salto del Mulato, que aprovecha las aguas de Marcos y Cordero. “Cuando se puso en marcha, sobraba energía para abastecer toda la demanda de la isla”, recuerda Cabrera, por lo que señala que “el Salto del Mulato significa ese elemento de soberanía energética que ha tenido La Palma”. Tras vencer la concesión que tenía Endesa, apuestan porque el Cabildo recupere el recurso y realice un proyecto de repotenciación, que cubriría la demanda de San Andrés y Sauces.

Te puede interesar