Las termitas se expanden en su vuelo y llegan a una finca privada de Guayonge

Las termitas subterráneas ‘tomaron’ ayer la finca de Proyecto Hombre. DA

Tal y como pronosticaban los expertos, el vuelo de las termitas subterráneas Reticulitermes flavipes era una de las fases de mayor riesgo para la expansión de esta especie invasora que desde hace una década tiene en vilo a Tacoronte y desde hace un año, a La Laguna.

Ayer, miles de estos insectos llegaron a una finca privada de Guayonge, en concreto, la de Proyecto Hombre, por debajo del cruce de Mesa del Mar, tal y como confirmaron a este periódico fuentes municipales. Sin embargo, el ser consultado por este periódico, el director del Proyecto Hombre en Canarias, el sacerdote Antonio Hernández, no tenía constancia de este hecho en la propiedad.

La aparición de este nuevo foco en la zona indica que se ha ampliado el perímetro en casi 300 metros a los que hay que añadir los 400 que pueden volar este tipo de termitas. “Nos ha todos, ya que ha aparecido a 300 metros más alejado del último punto con actividad conocido, lo cual lo sitúa a 1.500 metros lineales desde el punto de entrada de esta especie invasora en Tenerife y ello también supondría un incremento en el coste del tratamiento”, confiesan las mismas fuentes. Asimismo, añaden que la plaga se encuentra “a menos de mil metros de la Escuela de Capacitación Agraria”.

El grupo de gobierno manifestó desde el primer momento su preocupación por la fase alada, que comienza entre los meses de otoño e invierno y es la más temida porque hay posibilidades de que se formen nuevas colonias ya que llegan a volar entre 150 y 400 metros desde el lugar del que parten.

Más noticias