El Cabildo niega querer echar a los trabajadores del Cidemat y achaca a CC “haber dejado caer” el edificio

Dos informes señalan la situación de “abandono” en la que se encuentra el edificio del Cidemat, ahora mismo cerrado para evitar riesgos. FOTO: Sergio Méndez

La negociación con los 15 trabajadores de la empresa pública Ideco en situación de Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y que prestan sus servicios en el Centro de Deportes Marinos de Tenerife (Cidemat) se prorrogará con el fin de encontrar una solución que se adapte a las necesidades de cada profesional. Así, se barajan opciones diversas para estos empleados, como la jubilación anticipada o la recolocación en otro puesto de trabajo, según expuso ayer la consejera insular de Educación, Juventud, Museos, Cultura y Deportes, Concepción Rivero, en su intervención en el pleno del Cabildo.

Rivero, que compareció a petición del grupo nacionalista CC-PNC, relató la situación que ha llevado a la no apertura del Cidemat y comenzó desmintiendo que el cierre se produjera a petición del Cabildo, sino que fue fruto de las limitaciones establecidas por el Gobierno de España en el Estado de Alarma.

Fue en la fase uno de desescalada, prosiguió Rivero, con la reanudación de las actividades federadas, cuando el Cabildo tomó la decisión de revisar el estado de las instalaciones antes de ponerlas a funcionar. Fruto del análisis, la consejera obtuvo dos informes en los que se recogen los “innumerables” desperfectos hallados en el edificio.

Además, Rivero informó que para actuar “como un Gobierno responsable”, han encargado otro documento técnico al Colegio de Arquitectos de Tenerife, “lo que permitirá zanjar la polémica sobre la habitabilidad del edifico en el que se encuentra el Cidemat”.

Entre los defectos más graves, Rivero citó el deterioro de la fachada, el revestimiento y la cerrajería, así como el avanzado estado de oxidación en el que se escuentran las barandillas, que han perdido incluso su base.

A ello hay que sumar que las humedades han llevado a la rotura de los antetechos, los pilares del edificio presentan fisuras y existe peligro de caída de cascotes. Todo ello, afirmó la consejera, imposibilita la reapertura al percibirse riesgo para los usuarios y trabajadores.

Por otro lado, Rivero enumeró una lista de desperfectos menos graves pero también importantes, como el deterioro de las taquillas, las humedades y las puertas desbordadas del vestuario femenino, además de la existencia de cabinas no adaptadas a la normativa de accesibilidad ni al documento básico de seguridad.

OBRAS ILEGALES

A principios de año, en el Cidemat se llevaron a cabo, “presuntamente sin permiso, sin licencia y sin supervisión” algunas obras que tenían el objetivo de mejorar las instalaciones del Cidemat, según reveló Rivero. Por ello, “corresponderá a la empresa pública Iveco continuar investigando dichas actuaciones”.

En este sentido, se cree que se realizaron una serie de reparaciones que afectaron a la fachada noroeste y a las vigas de la planta baja, aunque las mismas continúan presentando fisuras. Además, se pintaron las barandillas “eliminando a simple vista el óxido que las recubría” y se retiraron las luminarias, dejando los huecos por los que se aprecia la antigua ubicación de las mismas.

DEBATE

En el turno de respuestas, que comenzó con la intervención del también consejero de Ciudadanos, Enrique Arriaga, este aprovechó para achacar a CC y a PP haber cometido “una irresponsabilidad” al negociar una moción de censura en Santa Cruz con una concejala ex miembro de Cs durante el Estado de Alarma: “Nosotros no compartimos las formas, pero ahora salen a pedir respeto aquellos que no lo tuvieron y nos llamaban tránsfugas a mi compañera Rivero y a mí”, expuso.

En este sentido, la portavoz del grupo popular, Zaida González, recriminó a Arriaga abordar un asunto “ajeno al debate y a la institución”. A su vez, González criticó la defensa realizada por Rivero de los ERE, pues a su juicio “un ERE significa despido con indemnización”, lo que en su opinión “no concuerda” con el ideario de formaciones como Sí Podemos o el Partido Socialista.

Por su parte, María José Belda, portavoz de Sí Podemos, comunicó estar interesada en conocer el informe que realice el Colegio de Arquitectos y demandó información sobre cómo sucedió el abandono del Cidemat y qué hechos llevaron a una reparación sin licencia.
Además, Belda preguntó sobre la posibilidad de usar el Club Náutico La Galera, ubicado en Candelaria, mientras se lleva a cabo la rehabilitación del actual centro deportivo que se encuentra en Valleseco.

Javier Rodríguez, consejero de Desarrollo Sostenible, valoró que los dos informes realizados sobre el estado del Cidemat permiten concluir “sin ambages” que las condiciones actuales impiden la utilización del recinto y no dejan otra alternativa que llevar al ERE a los trabajadores.

Además, Rodríguez pidió contextualizar los hechos y señaló a CC por el deterioro de las instalaciones, ya que “por agresivo que sea el entorno marino, los desperfectos se remontan más allá de los últimos 11 meses”, aseveró.

En respuesta, la consejera de CC, Verónica Meseguer, opinó que la cuestión tratada no era referente a un edificio, sino que afectaba a 15 personas, los trabajadores, a los que quiso trasladar su “apoyo” tras lo que catalogó como una actuación llevada a cabo por el Cabildo para “echarles” del Cidemat.

Luego, la nacionalista hizo lectura de una carta de un padre cuyos hijos acudían al Cidemat y que, debido a la no apertura de las instalaciones, se habría quedado sin alternativas deportivas similares a las que llevar a los menores.

La instalación deportiva se mantendrá en el mismo lugar

Concepción Rivero, consejera de Deportes del Cabildo insular, confirmó que la intención de la Corporación es mantener el Cidemat en la misma ubicación en la que se encuentra, en Valleseco. Así, apuntó que aún se están barajando qué alternativas se pueden dar a los usuarios con el fin de que sigan teniendo acceso a las actividades deportivas en el mar. Pese a que todavía no hay nada decidido, reubicar a algunos usuarios de forma temporal en el Club Náutico La Galera, en Candelaria, es una opción que no se ha descartado.

Te puede interesar

Más noticias