Ayer amigas de Tomás Gimeno, el varón de 37 años de edad que desapareció junto a sus dos hijas pequeñas el pasado 27 de abril, coinciden a la hora de opinar que no encaja en el perfil de este tinerfeño haberle hecho daño a las niñas, a la par que le ruegan que reconsidere la situación actual y que facilite un pronto retorno a la normalidad en unas declaraciones.

Así lo adelantó en directo ayer una cadena de televisión, desde donde se asegura haber hablado con la que habría sido nueva pareja de Tomás. Preguntada sobre si le habló de la intención de la madre en proseguir su vida junto a un ciudadano belga, dicha mujer habría respondido que “solo que no quería que su hija mayor estuviera con él; si sabía que el belga estaba en la Isla, iba él a por la niña para que no lo viera”. Sobre si era capaz de hacerle algo a las niñas, la mujer reconoce que sus vínculos con el varón son débiles: “Yo lo poco que le conocí era devoción por las niñas, siempre hablaba de ellas, sobre todo de la mayor, no lo veo capaz”.

Otra amiga de Tomás a la que se anuncia como una relación que surge desde la infancia, se muestra segura de que el padre, aunque haya huido, no ha hecho nada. Además, señala Telecinco, cuenta que Tomás envió un mensaje de audio de madrugada a dos de sus amigos que, tras escucharlo por la mañana, salieron a navegar por la zona donde tenía su barca porque no se podían creer que hubiera huido.

“Era en plan te quiero, hermano, como que podrían disfrutar de su barco y que esperaba poderse ver en algún momento en esta vida o algo así. Lo que sí tenemos claro es que no les ha hecho daño a las niñas”. La mujer asegura que le conoce de toda la vida, que es un chico “bueno” y de una familia “bien”: “No es lo que se está pintando de maltratador”, sostiene acerca del investigado como presunto secuestrador. Además, hay algo que su entorno no duda: “Lo que sí tenemos claro es que a las niñas no les ha hecho daño”.