Atrás quedan los tiempos en los que operar en bolsa exigía realizar desplazamientos para, por ejemplo, acudir presencialmente a una entidad bancaria. A día de hoy todo puede hacerse a través de Internet. De hecho, la lista de alternativas es amplísima, tal como demuestra el elevado número de brokers online que existen en la actualidad.

Elegir entre unos u otros debe depender de varios aspectos, aunque hoy nos centraremos en uno de los más importantes. Nos referimos a las comisiones. ¿Sabías que hay una gran diferencia entre las comisiones que cobran? Efectivamente, existiendo plataformas que aplican un considerable porcentaje, mientras que otras lo reducen al máximo.

Un claro ejemplo es el de eToro. Según Comocompraracciones.es es uno de los más recomendables de entre todo el listado de brokers que analizan. De hecho, es el que utilizan ellos mismos habitualmente, lo cual es fruto de no cobrar comisiones al comprar y vender acciones.

Precisamente a raíz de este aspecto sale a colación uno de los factores que conviene que tengas muy en cuenta al elegir un broker online. Nos referimos al hecho de que tal vez no cobre comisiones de algún tipo en concreto, pero sí lo haga con otras distintas.

Lo demuestra a la perfección el ejemplo anteriormente mencionado. Nos referimos a eToro que no aplica comisión de custodia ni compra-venta, pero sí exige un pago de 2,69 euros en concepto del canon de bolsa, mientras que otras entidades lo incluyen. Sin embargo, sigue siendo una de las más recomendables.

Ello es debido a que otras sí obligan a abonar la comisión de custodia, así como un precio por cada compra del IBEX35 y de otros mercados. En este sentido una de las compañías más caras es el Santander, exigiendo en el primero de los casos un desembolso que supera los setenta euros, llegando a cien en el caso de invertir en empresas norteamericanas.

Aquí no termina la lista de comisiones de las que conviene huir por completo si pretendes obtener la mayor rentabilidad posible al invertir en bolsa, evitando que parte de tus beneficios se vayan al garete en forma de porcentajes. Otra de las más habituales es aquella que se aplica al recibir dividendos.

La estrategia de invertir en dividendos cada vez está más en boca de todos, ya que algunas empresas los reparten habitualmente sin que se trate de acciones, sino dinero en efectivo que reciben cada cierto tiempo los accionistas. Sin embargo, no es plato de buen gusto que ello acarree tener que pagar comisiones por el simple hecho de recibir dividendos.

Antes de optar por un broker, asegúrate de que cobra la menor cantidad posible de comisiones. Es recomendable hacer uso de un comparador que ponga a tu disposición todos los datos más importantes. De esta manera, de un solo vistazo podrás comprobar qué plataforma es mejor.

Otros aspectos a tener en cuenta

Enhorabuena, has dado con un broker como eToro que no aplica comisiones por comprar y vender acciones, independientemente de si las mismas abarcan el IBEX35 o el mercado de los Estados Unidos. Aun así, todavía no está todo hecho. Y es que hay otros factores que también debes valorar.

Uno de ellos guarda relación con poner a tu disposición una cuenta demo. Nos referimos a aquella que funciona con dinero ficticio. El objetivo es claro: mostrarte cómo es internamente para que te decidas por dicho broker.

Si la plataforma en cuestión no te ofrece una cuenta demo o la misma está muy limitada, conviene que optes por otra. Eso sí, no te dejes llevar por las emociones de obtener beneficios en este perfil. Se trata de uno de los principales consejos para invertir, puesto que con dichas cuentas no influye el aspecto psicológico al no hacer inversiones con tu propio dinero, sino que se trata de una cifra virtual.

Otro factor que también ha de ser tenido en cuenta se resume en la facilidad de uso. Precisamente la cuenta demo te será de gran ayuda en este sentido. Asegúrate de hacer uso de todas las funciones implementadas, ya que tal vez en un futuro acabes queriendo utilizar alguna de las herramientas disponibles. Huye de aquellas que te obligan a tener mucha experiencia previa, quedándote más bien con las que son intuitivas y sencillas.

Finalmente no te olvides de uno de los aspectos más importantes. Hablamos de la regulación. Aunque la práctica totalidad de brokers muestran claramente en su sitio web oficial qué entidad se encarga de regularlos, no confíes en aquellos que no lo hacen. Por ejemplo, si la plataforma opera en España se indicará en alguna parte de la página que está regulada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Aplicando todos los consejos que hemos descrito acertarás de lleno eligiendo un broker. La plataforma escogida no solo te cobrará pocas o nulas comisiones, sino que adicionalmente será fácil de usar y segura al cien por cien.