El Juzgado de Instrucción número 2 de Cervera de Pisuerga (Palencia) ha reabierto el caso de la desaparición de Virginia Guerrero y Manuela Torres, dos niñas de Aguilar de Campoo (Palencia), de 14 y 13 años, que hace 29 años, en abril de 1992, fueron a pasar la tarde a Reinosa (Cantabria) sin permiso de sus familias y nunca volvieron a casa.

El pasado 21 de junio, la jueza de Cervera de Pisuerga dictó un auto reabriendo el caso en base a una nueva línea de investigación surgida a raíz de un programa de televisión, según han confirmado a Efe fuentes de la investigación y también el criminólogo Ramón Chippirrás, del despacho B&CH, que representan a la familia de Manuela y Virginia.

Desde su desaparición lo único que se sabe de ellas es que fueron desde Aguilar de Campoo (Palencia) a Reinosa (Cantabria) en tren, allí fueron vistas en una discoteca y, al caer la noche decidieron hacer autostop para volver a casa y se subieron a un Seat 127 blanco, según el testimonio de una vecina de Aguilar de Campoo, que fue la última persona que vio a las menores.

Ahora, según ha explicado el criminólogo y portavoz de las familias, la jueza ha decretado la reapertura de las acciones judiciales en un auto que ha remitido a la Guardia Civil para que continúe con la investigación, que está bajo secreto de sumario.

Como ha explicado a Efe Chippirrás, el caso se ha reabierto después de que la abogada Carmen Balfagón, que colabora con un programa de televisión que tiene un espacio de crímenes sin resolver y desaparecidos, pidiera colaboración ciudadana en el programa que se dedicó el pasado mes de febrero al caso de Manuela y Virginia.

A raíz de esa solicitud de colaboración ciudadana se recibió la llamada de una mujer que relató en el programa haber vivido una situación muy similar a la de Manuela y Virginia, un año antes que las jóvenes de Aguilar de Campoo, cuando hacia autostop con una amiga.

“Entonces no denunciaron porque, igual que Manuela y Virginia, eran jóvenes, habían salido de su casa sin permiso, se habían ido a otra localidad, hacían autostop para volver y tenían miedo”, ha relatado el portavoz de las familias.

Puedes leer esta noticia completa en El Español.