La primera reunión del año de la Comisión Puerto-Ciudad termino con un desencuentro entre ambas instituciones que, de no reconducirse, puede suponer la suspensión del Carnaval de Santa Cruz en el mes de junio. Y es que la negativa de la Autoridad Portuaria a ceder el suelo en el que se celebra el Concierto de Navidad para que Fiestas monte el escenario del Carnaval, supone, en la práctica, dejar a la capital sin un espacio adecuado para acoger los concursos y galas de la fiesta, y respetar las medidas de seguridad que conlleva la actual situación sanitaria.

“Estamos tremendamente sorprendidos ante la negativa por parte del presidente de la Autoridad Portuaria (Carlos González) a la posibilidad de la celebración del Carnaval en el recinto portuario. Sin duda esto es un duro varapalo para la ciudad, ya que pone en riesgo la celebración del Carnaval”. Así lo manifestaba a DIARIO DE AVISOS el concejal de Fiestas, Alfonso Cabello, tras conocer la postura adoptada por el Puerto capitalino en el transcurso de la reunión.

El edil, que seguía perplejo por la rotunda negativa del Puerto, pidió a la institución que “recapacite”. “Le pedimos al presidente que valore el vínculo existen entre el Puerto y la ciudad, uno el que ambos deben desarrollarse de forma conjunta”, añadió el concejal.

“No tiene ningún sentido -continuó- que el puerto, para la celebración del Concierto de Navidad bloque ese espacio 45 días, y ahora venga a tener este grado de reticencia por bloquearlo 60 días para la celebración de un Carnaval, que generaría un importante impacto económico en toda la zona”.

Cabello defendió que ese impacto sería aún mayor al poder ampliar los aforos previstos inicialmente ya que se celebra en el exterior, lo que “permitiría un mayor movimiento de personas y consumo”.

El Ayuntamiento, según detalló el edil de Fiestas, llevó a la reunión un informe, elaborado por los técnicos de la Dirección General de Seguridad, en el que se valoraron tres espacios distintos para la posible celebración del Carnaval en el exterior. “Aunque los tres tenían los requisitos en metros cuadrados, el único espacio viable era el entorno del espacio portuario donde se celebra el Concierto de Navidad”.

Los otros eran el aparcamiento del Parque Marítimo y la explanada junto a la vía Litoral donde se hizo el concierto de Juan Luis Guerra. “Estos otros dos espacios, a parte de incrementar el presupuesto, condicionan en gran medida los aspectos de seguridad”.

Cabello insistió en solicitar a la Autoridad Portuaria que reconsiderara su negativa por el perjuicio que tendría para la ciudad.

LOS MOTIVOS DEL PUERTO

Desde la Autoridad Portuaria se explicó, también al término de la reunión, que “el Puerto de Santa Cruz no podrá asumir la celebración del denominado Carnaval Oficial en la explanada portuaria propuesta por el Ayuntamiento capitalino al ser una parcela en la que se llevan a cabo operaciones portuarias y cuya disponibilidad es prioritaria para este uso”.

Para el Puerto, “la ocupación de dicha parcela se prolongaría durante prácticamente dos meses, plazo inasumible por la entidad portuaria que debe garantizar la prestación de servicios en la dársena de Los Llanos”.

“La propuesta del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife -continuó explicando el Puerto- no fue conocida en detalle hasta esta tarde (por ayer), en el transcurso de la Comisión Puerto-Ciudad, encuentro en que los representantes de la Corporación dieron a conocer por primera vez su propuesta de celebración, con unos condicionantes determinados e inamovibles, hasta entonces desconocidos y no consensuados por Puertos de Tenerife y que se han revelado en principio como inasumibles”.

La Autoridad Portuaria propone explorar todas las posibilidades de otros recintos más apropiados para la celebración, “tales como el Recinto Ferial y la explanada anexa a la Plaza de España, aunque esto suponga un redimensionamiento del escenario o un reajuste de las fechas de celebración”.

“Esta propuesta de ocupar el puerto durante 60 días para 12 eventos continuados se aparta por completo del acuerdo al que se había llegado con el Ayuntamiento de celebrar actos musicales puntuales en el recinto portuario en un número no superior a tres al año”, concluye la Autoridad Portuaria.

En cuanto al resto de asuntos que estaban en el orden del día, según el Puerto se trataron con normalidad y con posiciones comunes por ambas partes.

CARTEL DEL CARNAVAL

Al Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas (Oafar) se le complica todo lo relacionado con el Carnaval. El último de los inconvenientes, antes de la posibilidad de que se suspenda la fiesta, que sería la complicación definitiva, le ha surgido con el cartel anunciador. El domingo terminaba la votación popular por las diez obras finalistas, en la que al parecer el cartel denominado Carnaval 2222 fue el más votado. Sin embargo, el anuncio no se ha realizado porque otros autores han impugnado la votación.

El principal motivo de la impugnación es que el ganador se publicitó en redes sociales y en medios de comunicación, eliminando el factor del anonimato, y teniendo en cuenta que es por votación popular, el autor reconocido por su actividad profesional en otro ámbito, puede haber contribuido a que sus seguidores votaran en masa por su obra. Hasta que no se resuelvan los recursos presentados, no se anunciará oficialmente al ganador del Cartel del Carnaval.