Se trata del sistema ABS y lo cierto es que, en muchas ocasiones, no le damos la importancia que requiere. Sin embargo, con el último cambio en la normativa de la Inspección Técnica de Vehículos se ha vuelto más relevante. No solo porque su funcionamiento sea esencial sino porque nos puede salvar la vida.

Si falla durante la inspección, se catalogará de falta grave. El problema es que, además, arreglarlo podría llegar a costar incluso más de mil euros.

No es un fallo común. Es más, los mecánicos apuntan a que es difícil que nos falle el sistema ABS pero puede ocurrir. Así que, lo mejor es ir prevenido a la inspección llevando el vehículo a una preITV para que no nos coja de imprevisto.

Puede seguir leyendo esta noticia en El Español.