El consejero ha insistido en que la previsión de existencias es aceptable en este momento y ha señalado que el material de protección será repartido entre el personal sanitario y los grupos de seguridad y protección mientras que el detección, se hará con criterios poblacionales y atendiendo a la afección en cada isla.

Los equipos de protección para los sanitarios que el Gobierno de Canarias ha recibido del Estado, de donaciones o de sus propias gestiones permiten cubrir “semana y media” de trabajo al ritmo actual de pacientes atendidos, mientras llegan nuevas remesas de material.

En su primera rueda de prensa como consejero de Sanidad, Julio Pérez ha recordado que esta semana el Estado ha enviado a Canarias una remesa de material hospitalario, con unas 190.000 mascarillas que se suman a las que la comunidad autónoma había ido recopilando de donaciones, universidades y empresas.

Este material, ha dicho Pérez, debería ser suficiente para seguir funcionado “durante diez o doce días”.

Ha especificado que el Gobierno de Canarias ha hecho pedidos de este material por un valor de 10 millones de euros.

El consejero ha insistido en que la previsión de existencias es aceptable en este momento y ha señalado que el material de protección será repartido entre el personal sanitario y los grupos de seguridad y protección mientras que el detección, se hará con criterios poblacionales y atendiendo a la afección en cada isla.

Además de abogar por proteger al personal sanitario, a los centros de mayores, dependientes y menores también se ha mostrado partidario de incluir en los grupos de especial de protección a las personas que viven en la calle.

Sobre la llegada a Canarias de test rápidos, Pérez ha apuntado que aparentemente hay que ponderar si lo que tienen de rápido lo tienen de fiable y aunque ha precisado que “no me gustan” ha afirmado que está a la espera de lo que diga al respecto el Ministerio de Sanidad.

El consejero también ha precisado que todavía no se puede decir que Canarias se acerque al final del periodo de crecimiento de contagios y que los expertos no “se atreven a pronosticar” aún cuándo puede suceder eso, porque aún no hay datos suficientes para hacer predicciones fiables sobre la evolución de la pandemia en Canarias.

Ha adelantado que en los próximos días habrá un modelo matemático de proyección que permitirá saber la evolución del contagio pero ha reiterado que los expertos no saben determinar aún cuando se producirá la ruptura de la curva ascendente de casos de contagios.

Pérez, que ha dicho que su situación al frente de la Consejería de Sanidad es temporal, entre otros motivos porque no puede hacerse cargo de dos consejerías a la vez (es también responsable de la Consejería de Administraciones Públicas), ha explicado que Canarias no ha hecho ninguna propuesta acerca de las restricciones que levantará cuando finalice el segundo periodo de confinamiento hasta conocer la evolución de la pandemia.