Emisiones en streaming en redes sociales de sesiones de relaciones íntimas en vivo desde el centro comercial Yumbo y desde el balcón de un hotel especializado en este mercado. Las imágenes que llegan desde el centro comercial Yumbo son repugnantes por la ausencia de cordura e insolidaridad de un colectivo que se ha inventado las fiestas del orgullo sin que cuenten con respaldo institucional. Los propietarios de cadenas de apartamentos temáticos hacen su agosto en mayo en medio del silencio oficial del PSOE y PP de Gran Canaria, que no quiere perder su caladero de apoyo electoral y empresariales.

La Guardia Civil del Puesto Principal de Puerto Rico-Mogán, en coordinación con el Servicio Marítimo Provincial, procederá a denunciar una embarcación en base al análisis de las imágenes difundidas en una red social donde se observa una fiesta en una en la que se incumplían las medidas sanitarias. La Guardia Civil denuncia a los organizadores de una fiesta multitudinaria en un barco en Gran Canaria.

Por ello, desde la Guardia Civil se reitera a la población, en orden al respeto y al derecho de todos a disfrutar de los espacios públicos en plenas garantías, el observar el comportamiento cívico y responsable a todas las personas que acudan a las playas y hagan uso de una u otra forma del litoral. Desde la Benemérita se recuerda que este tipo de imprudencias y acciones dolosas generan un riesgo para el que las comete así como el resto de la población por ello se apela a la ciudadanía al civismo ya que frenar la propagación de esta pandemia es responsabilidad de todos.

Dicha embarcación se encontraba en el litoral del municipio de Mogán, entre las playas Tauro y de Mogán, y en la misma se observaba una pluralidad de personas que no guardaban ni observaban las medidas sanitarias decretadas por el Gobierno de Canarias.

Por ello, la Guardia Civil está realizando las comprobaciones oportunas para identificar y denunciar al responsable, ya que se trata de un catamarán dedicado a la actividad comercial y con base en Puerto Rico. Estos datos forman parte de la anotación expresa relativa a la responsabilidad de respetar y cumplir las medidas sanitarias según el protocolo COVID-19 en un evento, en unión a los datos personales de los asistentes a dicha fiesta.

Este hecho no es aislado, pues ya el pasado 19 de julio la Guardia Civil denunció a los organizadores de una fiesta multitudinaria que se estaba celebrando en un barco que había sido alquilado para su explotación el día que ocurrieron los hechos. En este caso los agentes inspeccionaron los documentos y el contrato de arrendamiento y verificó los datos del arrendatario extendiendo las correspondientes denuncias administrativas por no observar las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio.

Este verano los controles para el cumplimiento de las medidas sanitarias y de seguridad ciudadana serán reforzados, haciéndose extensivos también en el litoral y su mar territorial, y no solo a las embarcaciones de explotación turística, sino a todas las embarcaciones de recreo.