Fotografía de Sergio Méndez

Dos aviones militares transportaron a las Islas ayer 124.000 mascarillas, así como batas y equipos de protección individual para el personal sanitario del Archipiélago.

La excepcionalidad de los acontecimientos que están sucediendo en el mundo, a raíz de la irrupción del Covid-19, está motivando respuestas de igual magnitud. Un hecho al que no es ajena la isla de Tenerife, cuyo Cabildo, tal como adelantó DIARIO DE AVISOS, habilitará el Recinto Ferial de Santa Cruz para la atención de contagiados por la enfermedad que se ha cobrado la vida de 21 personas en el Archipiélago; la mayoría de ellas, con patologías previas.

En el día de ayer, la institución chicharrera suscribió un acuerdo con la Consejería de Sanidad regional para formalizar la cesión del espacio, que cuenta con más de 40.000 metros cuadrados y está encaminado a convertirse en un hospital de campaña similar al que el Ejército desplegó en el Ifema de Madrid.

De la mano de Cruz Roja y en coordinación con el Ejecutivo autonómico, la administración insular tiene previsto que en la planta superior se coloquen camas para enfermos no graves que requieren, principalmente, monitorización de su estado. Una tarea de la que se encargará el Servicio Canario de Salud. Por otra parte, el sótano albergará las labores de distribución de materiales para los ayuntamientos, al igual que se han estado realizando hasta la fecha.

Se trataría, pues, de unas instalaciones que para el presidente del Cabildo, Pedro Martín, constituyen un enclave “idóneo”, ya que “son espaciosas y tienen luminosidad; no es un lugar lúgubre, sino todo lo contrario, además de que aumenta la capacidad de acogida de personas afectadas”. Una capacidad que también puede verse incrementada con la adecuación de otros complejos, como el Pabellón Santiago Martín, que comienzan a desinfectar para su puesta a disposición de la crisis sanitaria.

Los hoteles y aparthoteles también se han sumado a la cadena de apoyos. Algunos de ellos han mostrado su predisposición para acoger a los turistas que quedarán a partir de mañana, con el cierre completo de estos complejos, en un limbo, al no haber podido regresar a sus países de origen en el plazo que el Gobierno de Canarias estableció para tal fin el día de mañana. E incluso se baraja la posibilidad de que las personas que padezcan la enfermedad y tengan síntomas leves puedan cumplir la cuarentena en estos alojamientos.

TRANSPORTE

El Cabildo tinerfeño, precisamente para facilitar el retorno de los extranjeros que pasaban sus vacaciones en la Isla, ha reforzado, junto a la empresa Titsa, los servicios de guaguas con el Aeropuerto de Tenerife Sur. Asimismo, se ha puesto en contacto con diferentes consulados para poder hacer un balance de las personas que han quedado atrapadas y que puedan necesitar asesoramiento o ayuda de cara a la planificación de su retorno: obtención de pasajes, traducción, hospedaje, entre otros.

MATERIAL SANITARIO

En cuanto a la dotación de material sanitario, en concordancia con las declaraciones del presidente del Ejecutivo canario, Ángel Víctor Torres, que aseguró la semana pasada que “muy pronto” la Comunidad Autónoma contaría con más unidades de los principales recursos empleados por el personal, dos aviones militares transportaron ayer a Canarias 124.000 mascarillas, así como batas y equipos de protección individual. El cargamento, que será distribuido entre ambas provincias, incluye 80 cajas de guantes, 14 de batas, 65 de EPI y 20 de mascarillas.

El referido material, procedente del Ministerio de Sanidad y de donaciones privadas, también fue adelantado por el jefe del Ejecutivo regional en la primera reunión del Comité de Gestión Social para responder a la emergencia por la crisis del coronavirus, que está integrado por los responsables de diferentes áreas del Gobierno.