Gran parte de la costa de Andalucía y del norte de Marruecos podría ser alcanzada por las olas de hasta seis metros de un tsunami de grandes dimensiones. La amenaza es mayor de lo que se pensaba hasta ahora, según demuestra un estudio liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que prueba que las fallas de salto en dirección, como la de Averroes (en el Mar de Alborán) tienen más potencial para generar tsunamis costeros de lo que se creía.

El trabajo, publicado en la revista ‘Scientific Reports’, analiza esta falla activa y desvela las zonas costeras próximas que podrían verse afectadas por la llegada de olas de tsunami, así como la magnitud que podría alcanzar la inundación.

Podría generar un tsunami de magnitud 7
«La falla de Averroes presenta, en su extremo noroeste, un salto vertical de hasta 5,4 metros«, explica el experto del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) Ferran Estrada. Esto »habría generado un terremoto de magnitud 7«, dice tras analizar, en este estudio, la actividad de la falla de los últimos 124 000 años. Según registros históricos, el último terremoto generado por esta fractura pudo haber sido en el año 365.

Gracias a un modelo matemático de la deformación del suelo marino, el equipo de investigadores ha calculado el comportamiento de las masas de agua del Mar de Alborán en caso de un nuevo episodio sísmico en la falla.

Las olas llegarían a la costa entre 21 y 35 minutos
Según esta simulación de escenarios posibles, las olas de tsunami se propagarían en dos ramales principales y alcanzarían e inundarían sectores densamente poblados de la costa sur de España y del norte de Marruecos. Estas olas podrían alcanzar los seis metros de altura y tardarían en llegar a la costa entre 21 y 35 minutos.

«Son episodios demasiado rápidos para que los sistemas de alerta temprana actuales funcionen con éxito», ha alertado el científico. A su juicio, estos hallazgos muestran el potencial para generar tsunamis de las fallas de salto en dirección que «debe tenerse en cuenta» para la reevaluación de los sistemas de alerta temprana de tsunamis«.

Hasta ahora se creía que los tsunamis se originan por la actividad sísmica de las fallas normales e inversas; mientras que las de salto en dirección, que separan bloques que se desplazan lateralmente, se descartaban como agentes desencadenantes.

Estrada advierte, al respecto, que «las olas gigantes pueden representar una amenaza para las poblaciones costeras, dañar infraestructuras marinas y terrestres, y provocar una crisis económica y medioambiental».

Es por eso que, a juicio del científico, estos resultados serán «vitales para mejorar las medidas de planificación encaminadas a la mitigación del impacto de un posible tsunami».