La muerte de dos hermanos en extrañas circunstancias que ayer no habían sido esclarecidas, conmocionó al municipio de Tegueste.

Los dos cadáveres de un hombre (P.M.M) y una mujer (M.M.M) de unos 60 años de edad han sido localizados por la tarde en el interior de una vivienda situada en el camino de Los Barriales, en el núcleo de Pedro Álvarez, en el municipio tinerfeño de Tegueste. La alerta a la Policía Local la dieron unos vecinos del lugar que llevaban varios días sin verlos y a los que llamó la atención el fuerte olor que desprendía saliente del interior de la vivienda.

A partir de ese momento se activó todo el protocolo que comenzó en la media tarde de ayer y se prolongó hasta pasadas las 23.00 horas.

Durante la tarde, el Camino Los Barriales fue cortado parcialmente y únicamente los residentes en esa vía y familiares de las personas fallecidas pudieron acceder a las proximidades de la vivienda.

Los hermanos siempre vivieron solteros en la casa de sus padres, una vivienda de dos plantas situada junto al barranco del lugar.

Al acceder a la casa, se encontraron en un dormitorio el cuerpo sin vida de la mujer. Esta se encontraba tendida sobre una cama y cubierta con una manta. Según varios indicios, esta persona podía llevar varios días fallecida. En otra dependencia se encontró al hombre, que apareció ahorcado, y que supuestamente murió más recientemente.

Los dos hermanos vivían solos en la casa pero tenían otro hermano que hasta ayer se encontraba de viaje. Fueron sus sobrinos y su esposa quienes se acercaron a la casa y otros familiares que también residen por la zona, a quienes el grupo de gobierno les ofreció toda su ayuda y apoyo.

Tanto las fuerzas de seguridad como los forenses y las autoridades que se personaron en la vivienda se quedaron trabajando muy próximos a la puerta de la fachada durante un largo rato, no así en el interior, adonde se acercaron menos personas. Lo cierto es que permanentemente entró y salió gente del inmueble, y desde el exterior se pudieron apreciar alguna escenas de la inspección.

A las 21.53 sacaron el primero de los dos cadáveres, lo cubrieron y de allí lo introdujeron en uno de los dos vehículos fúnebres de Servisa. Acto seguido, se pusieron a trabajar con el segundo y pasadas las 23.00 ya había finalizado todo el operativo.