La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha trasladado al Centro Andaluz de Farmacovigilancia la muerte de un varón de 36 años de edad de la provincia de Sevilla, días después de serle administrada la vacuna de Janssen contra el coronavirus Covid-19, al objeto de esclarecer si media una relación entre dicho fármaco y la muerte de este hombre al que le habría sido diagnosticado un ictus.

Según ha publicado El Mundo y han confirmado a varios medios de comunicación fuentes de la Consejería de Salud, se trata de un varón de 36 años de un municipio de la provincia de Sevilla que, tras recibir la dosis de la vacuna de Janssen, habría comenzado a sentir malestar