¿Se puede hac-kear un robot de cocina como un ordenador? La respuesta a esta pregunta es sí. Todo aparato conectado es posible de ser una puerta de entrada a los ciberdelinc-uentes.

En las últimas semanas, Lidl ha vuelto a dar la campanada con la venta de su famoso robot de cocina SilverCrest, Monsieur Cuisine Connect. La cadena de supermercados alemana ha conseguido plantar cara a la famosa Thermomix, pero que ha dejado al descubierto fallos en su robot de cocina low cost.

El dispositivo cuenta con una conexión WiFI para descargarse recetas gratuitas que se pueden ver en su pantalla de 7 pulgadas. Sin embargo, guarda algunos secretos desconocidos, como un pequeño micrófono y un altavoz. Ambos desactivados eso si.

«Se había previsto que el aparato pudiese controlarse con la voz y eventualmente vía Alexa. Dejamos ahí el micro, pero está totalmente inactivo y es imposible que lo activemos remotamente», explica Michel Biero, director ejecutivo de marketing de Lidl en Francia.

Precisamente en este país fue donde se ha descubierto el importante problema de seguridad y también de privacidad en este aparato tan vendido. Dos aficionados a la tecnología han descubierto las tripas del robot y han encontrado la sorpresa que guarda el nuevo robot Monsieur Cuisine Connect.