El puerto de Lomé está arrasando en cuanto a negocio con el respaldo de la Zona de Libre Comercio Continental Africana (Zleca). Lomé se ha llevado por delante a Lagos, Nigeria, y es donde los dueños de Opcsa, MSC Cargo, han colocado 500 millones de euros. La misma cifra que tenía comprometida colocar en Las Palmas y que no se ha ejecutado. El Puerto Autónomo de Lomé (PAL) ya es el puerto más moderno de África occidental y donde el despacho de mercancías es mucho más eficiente que otros entornos europeos próximos producto de las restricciones laborales.

Lomé oferta buques de tercera generación gracias a su calado de 16,60 metros y la apertura del puerto 24 horas. La inversión global ha sido de 1.000 millones de dólares: 19 millones de toneladas en 2017 a 22 millones de toneladas en 2018 y 1,2 millones de unidades equivalentes de veinte pies (TEU). El Plan Nacional de Desarrollo (PND) que cubre el período 2018-2022, Togo planea una transformación profunda del puerto de su capital. Se hará especial hincapié en la calidad de sus servicios. Bolloré acaba de invertir, para construir un tercer muelle, con una cuenca de 15 metros de profundidad y 450 metros de largo. La Terminal de Contenedores de Lomé también está invirtiendo 324 millones de euros para una terminal de transbordo.

El objetivo fundamental será, en última instancia, reducir el tiempo promedio de permanencia en el puerto a 24 horas para 2022, y aumentar el volumen de contenedores manejados a 3,05 millones de contenedores TEU. Dakar ha reaccionado con una inversión de 2.000 millones de inversión; pero lejos de otros en la como Lomé (Togo), Tema (Ghana), Abidjan (Costa de Marfil) y Lagos (Nigeria). Para enfrentar la competencia, el PAD lanzó la extensión del Mole 3 de su infraestructura, para poder acomodar grandes barcos con una capacidad de 35.000 toneladas, hasta una longitud de 190 metros. Este trabajo permitirá a este puerto, a largo plazo, aumentar el volumen de su tráfico de contenedores, a 1,2 millones de contenedores TEU para 2022, frente a los 800.000 registrados en 2018.

En 2018, su tráfico ascendió a 19,22 millones de toneladas, de las cuales 3 millones fueron a Malí. El puerto de Dakar también manejó 700.000 contenedores TEU. Sufre una congestión significativa. El Puerto de Ndayane, en la región de Thies, acogerá una inversión de 2.000 millones en 1.800 hectáreas y contará con el respaldo de una Zona Económica Especial y un calado de 20 metros.

Ghana y Costa de Marfil

En Costa de Marfil el Puerto Autónomo de Abidjan (PAA), con alrededor de 26 millones de toneladas registradas en 2019, ampliará el canal Vridi, tendrá una nueva terminal, RoRo, una segunda terminal de contenedores, una terminal de granos y la modernización de su terminal de minerale. Con la inauguración de su nueva terminal equipada con un calado de 16 metros, grandes buques portacontenedores, que hasta ahora preferían atracar en el puerto de Lomé, podrán ir a la excolonia francesa. Abidjan desea convertirse en un centro regional y una puerta de entrada a entrada de mercancías a los países del interior (incluidos, en particular, Burkina Faso y Mali).

Además, en 2019, el crecimiento del tráfico en el puerto de Abidjan fue muy fuerte para las mercancías en tránsito. Registró un aumento del tráco del 26% para los tránsitos, una tasa de crecimiento del 8% en los transbordos y un crecimiento del 7% en el tráfico de carga total, para un total de 25, 83 millones de toneladas procesadas. En Ghana el Puerto de Tema quiere convertirse en el centro de la región. Accra no oculta sus ambiciones y pretende convertirse, eventualmente, en un centro megamarítimo en África occidental, y por lo tanto rebajar el puerto de Lomé de su actual liderazgo regional. Para llegar allí, el gobierno de Ghana no escatima en inversiones. Como tal, en 2015, las autoridades de Ghana y sus socios, APM Terminals y Bolloré Africa Logistics, anunciaron una inversión de alrededor de 1.500 millones de dólares, destinada a la extensión y modernización del puerto de Tema, ubicado en la costa atlántica, a 25 kilómetros al este de la capital, Accra.

Hay Tema

Esta inversión apunta a triplicar la capacidad anual actual del puerto de contenedores de Tema, llevándolo a 3.5 millones de contenedores TEU (el equivalente a veinte pies), y convertirlo en el puerto más eficiente en el subregión de África occidental. Ya se han invertido mil millones de dólares en este programa, y algunos proyectos en el programa ya se han finalizado. Es el caso de la nueva terminal de contenedores, con un muelle de 1,4 km de longitud y un canal de acceso al puerto de 19 metros de profundidad, contra un calado de 11,5 metros. Instalaciones que hacen de este puerto el que tiene el calado más profundo de la región. El puerto de Tema ahora puede acomodar buques portacontenedores muy grandes que, hasta ahora, preferían atracar en el puerto de Lomé, en Togo.

En Benin el puerto autónomo de Cotonou, las autoridades beninesas desean desarrollar el Puerto Autónomo de Cotonú (PAC). Para lograr esto, en 2018, dieron la administración de este puerto al Puerto de Amberes Internacional (PAI), una subsidiaria del puerto de Amberes, el segundo puerto en Europa después del de Rotterdam, y sobre todo el primer puerto para el envío de vehículos de segunda mano a África. El objetivo declarado de las autoridades beninesas es alcanzar los puertos de la región, particularmente los de Lomé, en Togo, y Téma, en Ghana, porque el de Cotonú ha alcanzado sus límites. Y, de hecho, los portacontenedores permanecen varados durante un día, mientras que los bulkers pueden permanecer allí durante una buena semana. La inversión prevista es de 500 millones de eiros hasta 2021.El puerto de Cotonou planea aumentar su capacidad de procesamiento a 800.000 contenedores de TEU para 2025, en comparación con 526.000 actualmente. También se establecerá una nueva terminal a granel, así como un área de logística, bajo la autoridad de la aduana de Benin, con un área de 50 hectáreas, con el objetivo de servir al interior.

El puerto de Cotonú es, con diferencia, el pulmón económico del país: pesa alrededor del 60% del PIB de Benin, el 80% de sus ingresos aduaneros y genera casi el 45% de los ingresos fiscales del país. Sin embargo, la dinámica de este puerto está estrechamente vinculada a la demanda nigeriana. Por lo tanto, las autoridades portuarias de Benin tendrán que hacer frente a los deseos de las autoridades nigerianas, que han cerrado la frontera entre los dos países, para combatir el contrabando, que afecta a un mercado de casi 200 millones de habitantes, a solo unas decenas de kilómetros de distancia del puerto de Cotonou.