Desde que el pasado sábado colapsara la cara norte del cono volcánico de Cumbre Vieja, en La Palma, se ha incrementado la actividad efusiva y eruptiva del volcán, y ese mayor aporte de lava y la gran fluidez de las coladas han elevado la superficie afectada a 595 hectáreas, cuatro más que ayer.

Según el informe publicado este martes por el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) del Gobierno, la colada más activa es en la actualidad la que se encuentra más al norte.

Mientras uno de sus ramales avanza hacia el mar (300 metros), el otro originó ayer la combustión de hidrocarburos a su paso por una cementera, lo que obligó al confinamiento de unas 3.500 personas en zonas de El Paso y Los Llanos de Aridane.

Además, se prohibió el acceso por Tazacorte a las zonas evacuadas hasta que se estudie la evolución de la emergencia volcánica al norte de la montaña de Todoque.

Según el centro de emergencias 112 de Canarias, el confinamiento se mantendrá hasta nueva valoración este martes debido al avance de una colada en la zona industrial Callejón de la Gata, que podría afectar a más naves y ocasionar nuevas combustiones y emanaciones de gases que podrían ser peligrosos.

En cualquier caso, según el informe del DSN, todas las coladas avanzan por la zona de exclusión evacuada.

Junto a la nube de dióxido de azufre existe una cantidad significativa de cenizas volcánicas que se desplazan dirección Este debido a los vientos en altura, aunque los valores de dióxido se encuentran por debajo del umbral de riesgo.

También continúa la sismicidad y en las últimas horas se ha registrado un terremoto de magnitud 4,1 y cuyo centro estaba en una profundidad de 13 kilómetros.

Por su parte, los aeropuertos canarios se encuentran operativos, aunque las compañías aéreas están cancelando vuelos con destino La Palma.

Ayer lunes se reunió la comisión mixta entre administraciones para coordinar el plan de reconstrucción de La Palma, en donde el último parte de daños fue el siguiente: 591 hectáreas cubiertas por la lava, 1.520 metros de anchura máxima de la colada, 753 edificaciones destruidas (de ellas 620 son viviendas) y 150 hectáreas de cultivo bajo el magma.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene programada para mañana miércoles una nueva visita a La Palma, que será la cuarta.

Sánchez expondrá nuevas medidas de apoyo a los sectores afectados por la erupción en la isla, con cargo a los 206 millones de euros aprobados por el Consejo de Ministros, y participará en la reunión del comité director del Plan Especial de Protección Civil ante Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca).