El nuevo río de lava que se liberó este sábado por la tarde al derrumbarse el flanco norte del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, transporta consigo, flotando, bloques de roca del tamaño de un edificio de tres pisos, advierte el Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

La segunda colada de lava ya se encuentra a 50 metros del mar, habiendo avanzado 100 metros este sábado, por lo que se prevé que en las próximas horas entre el contacto con el agua y comience a ampliar más la fajana.

Las nuevas coladas de lava que se han generado en los últimos días con los diversos derrumbes del cono siguen su camino hacia el mar por las zonas que ya estaban evacuadas, aunque afectando a más terreno que había conseguido no verse afectado.

La ministra de Defensa participa este domingo en la reunión diaria que realizan los expertos del PEVOLCA para evaluar los nuevos acontecimientos desarrollados en las últimas horas, y dará sus impresiones en una rueda de prensa posterior.