La actividad sísmica en la isla de La Palma continúa migrando ligeramente hacia el noroeste, a profundidades de alrededor de los 8 km, registrándose, además, 50 terremotos de poca profundidad entre 1-5 km, y la deformación máxima acumulada alcanza ya unos 10 cm, según ha informado el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Continúa la actividad sísmica iniciada a las 03.18 (UTC) del día 11. Hasta las 09.30 (UTC) del día de hoy se han detectado 4.530 terremotos en la zona sur de la isla de La Palma, de los cuales se han localizado un total de 1.023. La actividad continúa migrando ligeramente en dirección noroeste. Desde las 00.11 (UTC) del día 15 se han localizado 50 terremotos a profundidades entre 1-5 km. La energía acumulada hasta el momento es de 2,8×1011 Julios.

La deformación vertical máxima acumulada se encuentra en torno a los 10 cm en la zona cercana a la sismicidad y su distribución sigue siendo compatible con un centro de presión en esta área. Estos desplazamientos se han observado tanto con la red GNSS de la isla como a través de datos InSAR (Sentinel-1).

Este aumento en los terremotos era algo que los expertos esperaban que ocurriera “a corto plazo” y, además, informaban de que la evolución de la situación sería “rápida”.