El calor extremo que ha azotado estos últimos días Canarias con máximas de hasta 38 grados, dejará paso este lunes a cielos nubosos con posibilidad de precipitaciones que pueden llegar a ser en forma de chubascos en las islas más orientales de Canarias.

La semana que viene arranca con cielos nubosos con predominio de la nubosidad media y alta. En las islas occidentales se irán abriendo amplios claros por la tarde y habrá intervalos de nubes bajas al norte y noroeste a primeras y últimas horas.

Probabilidad muy alta de precipitaciones débiles o moderadas y de carácter ocasional en las islas orientales durante la segunda mitad del día, que pueden ser en forma de chubasco. No se descarta alguna precipitación en las islas occidentales, pero de forma más aislada y débil. Las temperaturas seguirán en ligero a moderado descenso, más significativo en zonas de interior de Gran Canaria. El descenso puede ser de entre 2 a 4 grados. El viento será de componente oeste flojo a moderado, más intenso en zonas altas. En cumbres centrales de Tenerife, viento fuerte del suroeste con probables rachas muy fuertes que pueden superar los 90 kilómetros por hora.

La inestabilidad y lluvias seguirán el martes con intervalos nubosos con nubosidad de evolución durante las horas centrales.