Los pasajeros de origen británico de un vuelo de Ryanair aplaudieron efusivamente y jalearon al cuerpo de la Guardia Civil el pasado lunes tras sacar tres de sus agentes operativos de la 152 Comandancia de Las Palmas a una turista borracha al aterrizar en Canarias. Ha sido en un vuelo que unía Londres Stansted con la isla de Fuerteventura. .

La pasajera y su pareja estaban fuera descontrolados debido a su alta tasa de alcohol en sangre. Después de molestar a los pasajeros y tripulación en el trayecto, la empresa aérea requirió la presencia de agentes de la Guardia Civil. La pasajera salió detenida del avión tras su aterrizaje en la isla.

Los agentes de la Guardia Civil intentaron calmar los ánimos; pero se vieron obligados a emplear a fuerza para llevarse a la turista, que ha pasado a disposición judicial. Mientras iba saliendo arrastrada por el avión, la turista decía: «No requiero una ambulancia».

Los turistas ebrios estuvieron molestando al resto de pasajeros desde que despegó de Londres veinte minutos después de las seis de la mañana del lunes, 25 de marzo. Cuando llegó el vuelo, la mujer fue detenida por estar poniendo en riesgo durante la travesía al resto de los pasajeros. Su acompañante fue conducido ante las autoridades policiales.

Un representante de la aerolínea dijo que «no toleraremos un comportamiento indisciplinado o perturbador en ningún momento, y la seguridad y comodidad de nuestros clientes, tripulación y aeronaves es nuestra prioridad número uno».