Una mujer de 30 años de edad y madre de dos hijos, se ha quitado la vida, nada más enterarse de que un vídeo suyo de carácter sexual llegara a su marido, tras varios días circulando por compañeros de su trabajo.

La mujer trabajaba en una empresa de automoción en Madrid con más de 2.500 empleados, la mayoría de los cuales habría recibido la grabación. El vídeo incluso llego a su marido, que sufrió un ataque de ansiedad al recibirlo.

Según explica una compañero de la mujer: «Se puso muy nerviosa y se tuvo que marchar de la fábrica porque no aguantaba la presión, tanto aquí como de su entorno familiar» Apenas un día después se quitaba la vida.

El vídeo comenzó a difundirse masivamente entre los compañeros, hasta que el viernes pasado llegó a manos de su marido. Ante la presión de miradas, risas, comentarios, gente que iba a verla a su puesto de trabajo y un sin fin de actividad de acoso, la mujer no pudo más y se quito la vida.