sucesos

Buscan a la pareja de la mujer asesinada ayer en su casa lagunera

Los servicios de la funeraria antes de recoger el cadáver. | FRAN PALLERO

No aparece, y eso le convierte en el principal sospechoso y reafirma la sospecha de que la muerte de Vicky, una mujer de 44 años, es otro terrible episodio causado por la violencia machista. Fuentes cercanas a la investigación abierta a raíz del hallazgo de la víctima en su casa de La Laguna confirmaron ayer que la pareja sentimental sigue en paradero desconocido, a pesar de los esfuerzos realizados desde el mediodía de ayer para localizarle. Por si fuera poco tan repentina como sospechosa ausencia, el primer análisis del escenario de estos terribles hechos ha permitido a los especialistas de la Policía Nacional asignados al caso saber del violento golpe recibido por la mujer en el cráneo, así como que hay señales de que el incendio que llevó a los bomberos a descubrir el cadáver fue intencionado, y en el mismo se usó un acelerante (previsiblemente, gasolina).

La secuencia de los hechos es la siguiente. Minutos antes de las once menos cuarto de la mañana se activa desde el Cecoes 1-1-2 un servicio tras tener noticia de un incendio en una vivienda del Camino la Rúa. Aunque erróneamente se pensó en que la casa estaba abandonada, en realidad sólo se trataba de falta de mantenimiento de un inmueble de dimensiones apreciables donde la infortunada vive desde hace al menos tres décadas, primero con sus padres y ahora a su cargo. Al apagar el fuego se desveló el drama. Los bomberos, actuantes en inicio junto a la Policía Local, encontraron el cuerpo de la fallecida, donde se apreciaba sin dificultad una gravísima herida resultante de un impacto frontal, quizás con objeto punzante. Junto a ella, dos inquietantes bombonas de las que se usan para las acampadas. Tampoco necesitaron muchas pesquisas para averiguar que el incendio se originó en un sillón, lugar donde nunca saltará la accidental chispa que a veces sí se originan en transformadores, cocinas y demás. Así las cosas, los bomberos certificaron lo que ya temían: en la casa, y salvo que de un estudio mucho más reposado se obtenga otra conclusión, se utilizó gasolina u otro producto similar para avivar las llamas que, incluso, se cree surgidas de un mechero allí encontrado.

Más noticias
La mató el sábado y volvió el lunes para quemarla con la casa
Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO
<
>
Imágenes de las labores de la Policía Nacional. | FRAN PALLERO

A estas alturas era inevitable que la Policía Científica tomara los mandos de una investigación que, siempre desde la prudencia de toda inspección visual, ofrecía las pruebas anteriormente relatadas: impacto en el cráneo que presumiblemente causó la muerte e incendio intencionado posterior. Además, se apreciaron restos de sangre en varios puntos de la casa, lo que podría ser un indicio de lucha.
Así las cosas, efectivos del Grupo de Homicidios daban los primeros pasos para esclarecer la tristísima nueva, que pronto recorrió las calles de la Ciudad de Los Adelantados y fue propagada por los medios de comunicación. Pronto se contactó con la familia de la fallecida, una persona muy apreciada por sus amigos y los vecinos de este Camino la Rúa, donde transcurrió la mayor parte de su trayectoria vital. Pero cuando las gestiones para comunicar con la pareja sentimental de la víctima no ofrecieron respuesta, la investigación tomó ya una senda clara que, supuestamente, conduce a la violencia machista.

En caso de confirmarse, se trataría del primer crimen mortal de género que tiene lugar en la provincia tinerfeña este año y el segundo de toda Canarias, por cuanto el pasado viernes se entregó en una comisaría de Telde un varón que confesó haber terminado con la vida de su novia, de 23 años de edad.

TE PUEDE INTERESAR