La nueva académica

Ha entrado recientemente en la Real Academia de Medicina de Santa Cruz de Tenerife la doctora María Pilar Vázquez Santos. Es la segunda mujer que lo logra en su historia. Su discurso, que he saboreado con detenimiento, es una lección de humildad y de exigencias para la mujer, al mismo tiempo

Ha entrado recientemente en la Real Academia de Medicina de Santa Cruz de Tenerife la doctora María Pilar Vázquez Santos. Es la segunda mujer que lo logra en su historia. Su discurso, que he saboreado con detenimiento, es una lección de humildad y de exigencias para la mujer, al mismo tiempo. Pilar se ha detenido en el papel de la mujer en la Medicina, a través del título sugerente de su pieza oratoria: La mujer, entre la ciencia y el olvido. La sala de actos del Colegio de Médicos estaba llena el día de la exposición, que fue contestada por el académico doctor Arturo Soriano Benítez de Lugo. Dijo la nueva académica: “La ciencia nos alivia, nos previene, nos hace sentirnos más seguros. En este análisis de las sensibilidades y en el reconocimiento de la sabiduría ante el enfermo, ¿por qué se ponen a la mujer cortapisas para intentar sanarlo? La ciencia, universal, libre, atrevida, no debe conocer de sexos”.

Más que una exposición doctrinal médica fue un canto al humanismo ante la ciencia y a la humanidad ante el enfermo. Y una defensa a ultranza de la mujer/médico. Pilar se refirió al camino difícil que ha tenido que recorrer en su profesión: “Porque produce frustración querer llegar y no poder hacerlo”. Esta ginecóloga nacida en Mieres y afincada en Tenerife por matrimonio -su esposo es el prestigioso biopatólogo José Emilio García Gómez-, hizo un discurso emotivo, ante la presencia de un montón de profesionales, pero sobre todo de su madre, hermana e hijos. Y de su marido, una de las personas más honestas que conozco, ex alcalde de Santa Cruz. Enhorabuena.

TE PUEDE INTERESAR