Marian Mur: “El liderazgo femenino es más emocional y organizado que el modelo masculino”

No todas las mujeres con cargos de responsabilidad practican el liderazgo femenino. Algunas se comportan como hombres. Así lo constata Marian Mur, secretaria de Igualdad de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSF.I)
Marian Mur, secretaria de Igualdad de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI.F). / DA
Marian Mur, secretaria de Igualdad de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI.F). / DA

No todas las mujeres con cargos de responsabilidad practican el liderazgo femenino. Algunas se comportan como hombres. Así lo constata Marian Mur, secretaria de Igualdad de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSF.I), que ha dirigido en Santa Cruz de Tenerife una jornada formativa e informativa. “Se trata de explicar cuáles son los temas que se plasman en los planes de igualdad y el papel de los delegados o delegadas sindicales en los procesos de negociación”, detalló la abogada a este periódico horas antes del acto.

Mur destacó logros como el permiso por lactancia, la ampliación del de paternidad, el complemento de maternidad y una serie de recursos de apoyo a la conciliación familiar. “El compromiso que  ha asumido el sindicato se traduce en la creación de esta oficina”,   comentó durante la entrevista en la sede provincial de CSI.F. “Ahora tenemos una marca de igualdad en un ámbito muy monopolizado por dos sindicatos [CC.OO. y UGT] y donde estamos llevando a cabo propuestas e iniciativas innovadoras. Cada vez que hay algún tipo de noticia relacionada con la falta de conciliación o la lucha contra la violencia de género, por ejemplo, nos llaman a nosotros. Nuestra intención es que esta estrategia se traslade a las estructuras territoriales del sindicato, así como a los órganos de representación de las administraciones públicas y de las empresas privadas. Aspiramos a que las mujeres lleguen a ese 40%-60% de paridad”. En la Administración General del Estado, los puestos superiores ocupados por mujeres están en torno al 32%-33% y en los consejos de administración del Ibex 35  apenas se alcanza el 8,7%. “Vemos un avance lento”, enfatizó Marian Mur. “La situación es similar en la política y en el sindicalismo”.

Una de las personas más poderosas de España es Ana Botín, la presidenta del Banco Santander. “No porque sea una mujer, el estilo va a ser femenino”, puntualizó Mur. “Hay que tener un estilo propio, de gobierno, de liderazgo, que es diferente al de los hombres,  y que considera los obstáculos que se han ido superando en la vida”. Ese perfil está “claramente” definido: “Es un modelo más empático, en el que la gestión del tiempo está muy optimizada. Es más de trabajo en equipo, de empatizar, de trabajar con unos horarios muy tasados, todo como más organizado. Y también se da una gestión más humanizada, que tiene en cuenta factores emocionales. El liderazgo femenino es diferente al masculino, pero complementario. No excluyente”.

Tales rasgos no implican ausencia de carácter: “La autoridad debe ser visible y respetada”.

Marian Mur ilustra su argumentación con el talante de Susana Sumelzo (PSOE) y Cristina Cifuentes (PP), en contraste con  la canciller Angela Merkel e incluso Esperanza Aguirre, lo cual no significa que estas últimas carezcan de talento.

TE RECOMENDAMOS