No hay lengua sin literatura, y viceversa

Así, como el titular de esta columna, resumiría el amplio interés de las "Jornadas sobre la enseñanza de la Lengua y la Literatura en Canarias", a las que tuve la suerte de acudir con nuestro Departamento del Colegio Virgen del Mar

Así, como el titular de esta columna, resumiría el amplio interés de las “Jornadas sobre la enseñanza de la Lengua y la Literatura en Canarias”, a las que tuve la suerte de acudir con nuestro Departamento del Colegio Virgen del Mar, este viernes y sábado, en el Cabrera Pinto, organizadas por la Academia Canaria de la Lengua. Un lujo, por no exagerar, pero sí ser justo, el poder compartir vivencias con el enorme baluarte de profesores que llenó los dos días el noble Salón de Actos, de nuestro histórico instituto lagunero. El abanderamiento de la importancia de continuar culturizando desde la lengua y la literatura en Canarias por parte de los profesores que presidieron el acto fue exquisito.

El viernes lo lleno el amor a la lengua. El uso del dialecto canario culto, y no avergonzarse de enseñar el castellano que se habla en Canarias iluminó las paredes sabias del Cabrera Pinto y fueron más allá de La Laguna, con la presencia de profesorado de todas las Islas. Humberto Hernández, Elisa Daher, Juan José Mendoza y Ana Muñoz, pusieron el desbordante inicio de un debate enriquecedor que se trasladó a más allá de las ocho de la tarde y una puerta abierta para el sábado a las diez.

El sábado amaneció azul. También siguió iluminando nuestras jornadas en el Instituto de Canarias, en la calle San Agustín. Cecilia Domínguez, Carolina Fumero, Jorge Luis y Ciro Niebla nos dieron la pauta para seguir debatiendo sobre lo que más nos interesa enseñar al alumno y seguir creando cultura, esta vez desde la literatura canaria, pero entendiendo que lengua y literatura son un todo, inseparable.

Doy, un atrevimiento, mi ínfima aportación. Tomando el testigo escuchado en esta sala, durante los dos días de las jornadas, todo el profesorado debe sentir la lengua. Cómo se puede enseñar biología, química, física, historia, filosofía, matemáticas, latín, griego, religión, etcétera, no sintiendo que lo enseñamos en castellano y en Canarias. Cómo puedo dar biología y no hablar de Viera y Clavijo. Quizás son preguntas que tenemos que seguir resolviendo en nuestras aulas paralelamente con nuestros alumnos y debatirlas en las segundas jornadas que ya se auguran y prometen para el próximo curso. Es un lujo trabajar con este equipo de profesorado canario. Me olvidaba, no quiero provocar. Que nadie intente obviar las humanidades, para favorecer a las ciencias y tecnologías, nos estaríamos equivocando, hasta si esta idea partiera de un organismo público.

TE RECOMENDAMOS