Diario del Coach

Cómo se llama

Se cuenta la historia de un profesor de relaciones públicas que en cierta ocasión puso un examen cuya última pregunta era “¿cómo se llama la señora que limpia este centro educativo?”. El alumnado pensó que bromeaba y casi nadie respondió

Se cuenta la historia de un profesor de relaciones públicas que en cierta ocasión puso un examen cuya última pregunta era “¿cómo se llama la señora que limpia este centro educativo?”. El alumnado pensó que bromeaba y casi nadie respondió. Cuando días más tarde devolvió el examen corregido pudieron comprobar que, en efecto, aquella pregunta puntuaba tanto como las demás. Ante las protestas, el profesor justificó su conducta con la siguiente reflexión: “por densa que sea la teoría que estudien y memoricen, no hay nada como comprender que todas las personas somos importantes, que todas merecemos cariño, respecto y atención, y que si no nos preocupamos por acercarnos a cada hombre y mujer con quienes nos encontramos día sí y día también, como nos sucede con esa señora, difícilmente podremos llegar a ser buenos profesionales”.

Siempre me he llevado bien con las señoras de la limpieza de los lugares en los que he trabajado, acaso porque mi propia madre fue también señora de la limpieza y porque, a pesar de tratarse de un ser humano extraordinario, pasó desapercibida para la mayor parte de las personas con las que se encontraba cada día mientras hacía su labor.

El coaching es una profesión maravillosa que me pone en contacto con la gente para descubrirles su valor. En la sesión de demostración gratuita explico que el coaching, para mí, es como si tuviese delante a un genio encerrado en la botella de su ignorancia sobre cómo hacer magia para cambiar lo que no le gusta de su realidad, y que como coach me corresponde frotar con preguntas esa lámpara para que el genio se manifieste y empecen a suceder cosas muy interesantes.

A veces, una sonrisa, un “¡hola!” o un “cómo te encuentras” son capaces de cambiar el estado de ánimo de alguien sólo por lo que le supone saber que nos importa.

www.andresbrito.com