Asunción

Mira a tu alrededor: hoy está detenida la producción, las tiendas cerradas y los obreros descansando gracias a que una humilde aldeana que vivió en un rincón del mundo hace dos mil años, María de Nazaret, la Madre de Jesús

Mira a tu alrededor: hoy está detenida la producción, las tiendas cerradas y los obreros descansando gracias a que una humilde aldeana que vivió en un rincón del mundo hace dos mil años, María de Nazaret, la Madre de Jesús, según la fe católica resucitó y está viva en el cielo con un cuerpo como el de Su Hijo, transformado, espiritualizado, en el que ya no rigen las leyes físicas, tal y como explica el dogma de la Asunción proclamado en 1950 por el Papa Pío XII.

El Código Deontológico por el que nos regimos los coaches acreditados por la International Coach Federation (ICF) dice que no podemos discriminar a nadie a causa de su religión. Pero vamos más allá: en un proceso de coaching, tenemos un exquisito cuidado cuando el cliente aborda, si es que lo hace, sus creencias religiosas. Aún así, he observado que muchas personas solicitan procesos de coaching con el objetivo de profundizar en su espiritualidad, no entendiendo ésta exclusivamente como la vinculación a una determinada religión, sino también como vivir la esfera de lo interno desde un punto de vista trascendente.

Te confieso que este tipo de procesos me resulta fascinante porque desde el momento en que el cliente empieza a cultivar ese aspecto de su vida comienzan a pasar cosas interesantes: desciende el nivel de angustia, se tiene una visión más global de las circunstancias, mejoran las relaciones interpersonales y se vive, en general, con una actitud más proactiva.

Y mientras ciertos estudios afirman que los ateos son más inteligentes (Universidad de Rochester) y otros que los creyentes son más felices (Universidades de Wisconsin y Harvard), todos conocemos creyentes deprimidos y ateos estúpidos, acaso porque el misterio de lo humano sea demasiado bello y profundo como para encajar en los resultados estadísticos.

www.andresbrito.com