en la carretera

Nuestra Señora de la Virgen de Abona en peregrinación

Desconocía esta peregrinación de Nuestra Señora de la Virgen de Abona, de su imagen, por los barrios de Arico, Chimiche y Las Vegas.

Desconocía esta peregrinación de Nuestra Señora de la Virgen de Abona, de su imagen, por los barrios de Arico, Chimiche y Las Vegas. Pero hace unos días un buen compañero, e igual amigo, Víctor Medina, hombre de Matemáticas y de entregarse a los demás como persona, me comentó que estaba teniendo en su pueblo buena acogida una peregrinación, y que era el tercer año que la realizaban. De esta forma llegó a mí un programa de actos de la “Tercera Peregrinación 2016, Nuestra Señora Virgen de Abona”.

Sucede en plenas Fiestas del Cristo de La Laguna, casi, la finalización de esta peregrinación al otro lado, en el sur de Tenerife. Creo que siempre hay que reconocer las cosas bien hechas, a veces, mejor que recordar o incidir en las que se están haciendo mal, y esta peregrinación de Abona es un ejemplo de ello. Como el propio Víctor me comenta, “se aprovechan y gozan los momentos de liturgia en torno a la Virgen y luego disfrutamos todos de las fiestas que se organizan con motivo de nuestra patrona”. Lo dije, lo escribí, ahora casi hace un mes en relación con unos tristes incidentes que sucedieron en un pago de Los Realejos, donde a alguien se le ha ocurrido durante 35 años sacar a bailar a la Virgen de las Nieves el Pasodoble Islas Canarias. Creo que ejemplos como el de Abona ratifican lo que comentaba en el mes de agosto pasado, pueden convivir perfectamente los actos litúrgicos y los eventos culturales y festivos de los vecinos, Abona es un ejemplo de ello.

Ahora, cuando han finalizado un domingo 18 de septiembre, subiendo la imagen desde la Punta de Abona hasta la Parroquia San Juan Bautista de Villa de Arico, como en el propio programa señalan cada momento ha sido de la siguiente manera: “la Sagrada Imagen de la Virgen es acompañada por un sacerdote y el pueblo, caminamos acompañando la imagen con cantos y oraciones: peticiones, acciones de gracias, el Santo Rosario, reflexiones, celebración de la Santa Misa y luego festejos y vigilia”. Está claro el orden de la celebración es el coherente, y todo convive, culto y fiesta, y no sucede nada. Lo digo, porque más de alguna mente pensante todavía cree que no pueden convivir los cultos religiosos con los celebrados en fiestas por los vecinos, y no es que no puedan convivir, es que conviven todos los años, en el 99 por ciento de las fiestas de la Isla, de Canarias, y de esta España nuestra.
Sí, conviven, como lo están haciendo ahora el Cristo, y como lo harán pront dentro de una semana en mi pueblo, el de San Miguel de Geneto, tierra también lagunera.