Sanidad

Sacyr propone materiales más baratos para renunciar al sobrecoste del Hospital del Sur

La Consejería de Sanidad valora que la empresa retire su petición de incrementar el 10% el presupuesto, pero exige un “documento descriptivo” que certifique que la calidad de la obra no se verá mermada

Habrá que esperar al menos 10 días más para despejar el futuro de la tercera fase de las obras. DA
Habrá que esperar al menos 10 días más para despejar el futuro de la tercera fase de las obras. DA

La empresa Sacyr, adjudicataria de las obras de la tercera fase del Hospital del Sur, ha comunicado a la Consejería de Sanidad que renuncia al incremento del 10% del presupuesto que venía reclamando para acometer los trabajos, a cambio de una modificación técnica del proyecto que le permita el uso de materiales más económicos. Ese es el principal argumento de la empresa constructora en sus alegaciones, después de que la Consejería regional abriera un expediente de resolución de contrato por incumplimiento de las obras del centro hospitalario.

Según ha podido saber este periódico, el Servicio Canario de la Salud ha exigido un “documento descriptivo” sobre los cambios que propone introducir la compañía en los materiales. Desde este departamento se pretende que la empresa certifique que las características técnicas del material son equivalentes a las pactadas para que la calidad de la obra no se vea mermada.

La Consejería de Sanidad “valora positivamente” que Sacyr no haya insistido en su pretensión de modificado económico al alza del 10% y confía en que “a la mayor brevedad posible” la empresa adjudicataria haga llegar los certificados necesarios para continuar con la obra. El procedimiento administrativo obliga al Servicio Canario de la Salud a conceder un nuevo plazo de 10 días naturales para que la compañía presente toda la documentación requerida y el programa de trabajo acorde con el pliego de cláusulas administrativas. La Consejería anuncia que seguirá manteniendo contactos y negociaciones para lograr que la obra continúe y, de haber retraso, que sea el mínimo posible.

La zona afectada por la paralización del edificio incluye la construcción de cuatro quirófanos, tres paritorios y un área de hospitalización. Hasta ahora, Sacyr solo ha ejecutado 7.000 euros del total de la inversión prevista, que asciende a los 7,9 millones de euros (2,6 millones menos de la cantidad que figuraba en las bases), según desveló cuando surgió el conflicto el director del Servicio Canario de la Salud, Roberto Moreno. A la constructora se le ha retenido una fianza de 390.000 euros y podría ser multada por incumplimiento de contrato con una cantidad que podría elevarse hasta los 600.000 euros.

El consejero de Sanidad, Jesús Morera, dijo la semana pasada en el Parlamento que su departamento tiene la intención de dar las “oportunidades legales” a Sacyr, pero avisó de que si la respuesta no es satisfactoria, “se resolverá el contrato y se licitará de nuevo la obra por la vía de urgencia, para generar el menor daño posible”. No obstante, apuntó que “el apremio no puede estar por encima de que los trabajos se hagan correctamente”.