sucesos

Jorge, repartidor de pan en Fasnia, muere en la TF-1 embestido por un kamikaze francés

Se investiga si el conductor suicida entró en la Autopista del Sur por error o fue el fruto del alcohol e, incluso, de alguna apuesta

Los especialistas del Consorcio trabajan en la furgoneta Renault Kangoo, con la que Jorge repartía el pan cuando fue embestido por el conductor suicida. Bomberos

Se llamaba Jorge, tenía 33 años de edad y se buscaba la vida honradamente desde que hace años llegó a la Isla, procedente de su Venezuela natal. Poseedor de la nacionalidad española, madrugaba más que la gran mayoría de los trabajadores desde que hace unos cuatro meses consiguió, gracias a su compañero de piso en Los Roques, un trabajo como ayudante y repartidor de pan en Fasnia. Ayer se encontraba, como era habitual, circulando a las cinco de la madrugada con el vehículo de la empresa por la TF-1, al objeto de repartir ese pan recién hecho entre los clientes de la empresa. Probablemente ni siquiera tuviera ocasión de, al menos, hacer un intento con su Renault Kangoo para esquivar el BMW 330 que se le vino encima en el punto kilométrico 37 de la Autopista del Sur, a la altura de Las Eras. El impacto contra el coche del kamikaze fue de tal calibre que nada pudo hacerse por la vida de Jorge, cuyos dos hermanos también son residentes en la Isla.

Poco tiempo

Aunque fueron varios ciudadanos los que llamaron al Cecoes 1-1-2 del Gobierno de Canarias alertando sobre la presencia de un vehículo que circulaba por la zona en sentido contrario, a buen seguro que apenas pasaron unos minutos entre las llamadas y la colisión, porque, según pudo averiguar DIARIO DE AVISOS, la primera comunicación que llegó a la Guardia Civil de Tráfico ya informaba directamente sobre el siniestro, del que en principio se creyó que involucraba a cuatro vehículos y no a dos, como en realidad ocurrió. La hora del terrible siniestro está fijada oficialmente a las 5.04 de la madrugada de ayer, y la llegada de los bomberos del Consorcio Insular cuatro minutos después. Detalla una nota oficial de dicho organismo que sus “efectivos fueron requeridos por un alertante accidental que, a través de la Central de Coordinación, informó de que se produjo una colisión de dos vehículos de frente y que había restos en las vía”, y que, “una vez en el lugar, procedieron a la excarcelación de dos cuerpos sin vida, uno en cada vehículo”.

Se trataba de Jorge y del kamikaze, un varón identificado por las iniciales M.R.J.D., de nacionalidad francesa y 34 años de edad, según datos facilitados desde la Comandancia provincial de la Guardia Civil, que desplazó en primer lugar al escenario de esta tragedia a una patrulla desde Granadilla, habida cuenta que los asignados a esta zona aún escoltaban la maquinaria pesada que se utiliza en las labores nocturnas para el asfaltado de la autopista. Al poco se unieron a sus compañeros.

Precisamente son los especialistas del Instituto Armado quienes ayer investigaban los pormenores de este terrible suceso, en el que poco pudieron ayudar los efectivos del Servicio de Urgencias Canario desplazados al lugar del siniestro, ya que los dos afectados presentaban lesiones que eran incompatibles con la vida.

Como ocurre en los casos provocados por los conductores que circulan en dirección contraria, una de las claves radica en descubrir si se trata de un error del kamikaze o, por el contrario, fue intencionado, quien sabe aún si bajo los efectos del alcohol o de alguna otra droga o, incluso, si es el fruto de una apuesta o similar.

Para dar con la respuesta a esa y a otras incógnitas, los agentes asignados al caso interrogaban durante el día de ayer a una veintena de posibles testigos que pudieran esclarecer en qué punto de la Autopista del Sur se sumó el conductor kamikaze en sentido contrario. Si las llamadas al 1-1-2, como ayer se comprobaba, tuvieron lugar en un intervalo muy corto de tiempo, lo normal sería que el BMW entró por donde no debía en el enlace más próximo, el del Porís, a no ser que se diera la vuelta en una salida anterior al mismo. Mientras tanto, la noticia afectó especialmente a la población de Los Roques, lugar de residencia de Jorge, y de Fasnia, donde está la panadería en la que trabajaba. A pesar de los cuatro meses que llevaba allí, el trabajador supo ganarse la estima de su propietario, ayer particularmente afectado por la terrible muerte que encontró mientras el infortunado, como cada madrugada, repartía el pan recién hecho entre sus clientes.

Los antecedentes: uno idéntico, otro por borrachera y el tercero, despiste

AGOSTO DE 2015: También en la TF-1 y a primera hora de la mañana. Faltaba un minuto para las ocho de la mañana del sábado 29 cuando un varón de 31 años, que conducía un Audi TT, se estrelló contra un Citröen C3 que se incorporaba desde la TF-4 y a cuyo volante iba un hombre de 71 años que se dirigía a pescar. Ambos fallecieron en un siniestro en el que se descartó que fuera fruto de un accidente, al probarse que el Audi había circulado a gran velocidad y en dirección contraria desde Radazul, unos seis kilómetros en los que tuvo varias ocasiones de salir de la autopista. Los amigos de lo ajeno aprovecharon su muerte para robar en el domicilio del conductor kamikaze, un santacrucero residente entonces en San Isidro n

FEBRERO DE 2013: De madrugada, por Santa Cruz y causado por la ingesta de alcohol. Fue un hombre de 49 años al que se arrestó a las cuatro de la mañana tras circular en sentido contrario por la autopista TF-5, desde la conexión con el capitalino barrio de Somosierra y por el túnel de la Avenida Tres de Mayo, para terminar colisionando finalmente contra una palmera en la rotonda que se encuentra entre la sede de Presidencia y el Palacio de Justicia. Dio positivo por alcohol.

FEBRERO DE 2009: También temprano, pero en la TF-5 y más que probable despiste. Fue a la altura de la antigua estación de guaguas, donde un varón de avanzada edad circuló en dirección contraria, al parecer por error, provocando un par de accidentes, felizmente de consecuencias leves n