Política

Fallece Victoriano Ríos, uno de los últimos nacionalistas históricos de las Islas

La muerte de Victoriano Ríos (CC), a los 87 años, se une a la de Pedro Guerra en 1983; inauguró una lista de 6 titulares de la Cámara

Victoriano Ríos Pérez recibe la insignia de oro de Coalición Canaria, en una convención. DA

Ha fallecido a la edad de 87 años Victoriano Ríos Pérez, el segundo presidente (AIC/CC) de los seis que ha tenido el Parlamento de Canarias. Lo fue en dos legislaturas: entre 1987 y 1995. Durante su mandato murió, en 1991, el primero: Pedro Guerra Cabrera (PSOE). Ríos precedió en el cargo a José Miguel Bravo de Laguna (PP). A este le siguieron Gabriel Mato Adrover (PP); Antonio Castro Cordobez (CC) y Carolina Darias San Sebastián (PSOE). En su etapa, conoció a cuatro presidentes del Gobierno de la comunidad autónoma: Fernando Fernández (CDS), Lorenzo Olarte (CDS), Jerónimo Saavedra (PSOE) y Manuel Hermoso (CC).

Natural de La Laguna y médico de profesión, Victoriano Ríos inició su carrera política en 1986. Ejerció de senador autonómico de 1995 a 2003. Fue profesor de endocrinología en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna, en la que ocupó las responsabilidades de vicedecano y secretario. También presidió el Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife desde 1976 hasta 1982, además de miembro numerario de la Real Academia de Medicina del distrito de Santa Cruz de Tenerife, del Instituto de Estudios Canarios y de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. En junio de 1986 se presentó como candidato suplente por Santa Cruz de Tenerife al Congreso de los Diputados, en representación de las Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC). No resultó elegido. En las autonómicas del 10 de junio de 1987 sí salió elegido diputado en las listas de la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI) por la isla de Tenerife.

El 14 de julio de 1987 fue elegido presidente del Parlamento de Canarias en virtud de los acuerdos alcanzados por el pacto de gobierno entre el Centro Democrático y Social (CDS), Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC), Alianza Popular (AP) y la Agrupación Herreña Independiente (AHI). Contó con el voto favorable de 32 de los 60 diputados. En el plano orgánico, Ríos presidió el comité local de ATI en La Laguna y asumió la Secretaría General de las AIC. Tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo de 1991, en las que conservó su escaño por las AIC, fue reelegido presidente del Legislativo en la segunda votación, con el apoyo de 53 diputados, gracias al apoyo del PSOE. En 1993, antes de las generales, participó en la creación de Coalición Canaria (CC), que reunió a cuatro partidos y a una federación de siete organizaciones, y de cuyo Consejo Político formó parte. Tras esa convocatoria, el 23 de junio fue elegido, junto a Jerónimo Saavedra, senador en representación del Parlamento de Canarias, pero después del verano, el 3 de octubre, entregó su acta del Senado para dedicarse a la presidencia del Parlamento regional. Tras la propuesta surgida en el Coloquio Internacional de Derechos del Hombre, en noviembre de 1992 en La Laguna, el 3 de febrero de 1994 fue elegido presidente del Instituto Tricontinental para la Democracia Parlamentaria y los Derechos Humanos, bajo los auspicios de la Unesco, la Universidad de La Laguna y una fundación creada a tal efecto. En abril de 1994 se convirtió en uno de los promotores de la Coalición Nacionalista (CN), que agrupaba a varios partidos de España (PNV, CC, UV, PAR, CG y UM) con vistas a una candidatura única para las elecciones al Parlamento Europeo de ese año. Renovó su escaño de diputado autonómico el 28 de mayo de 1995, una legislatura en la que ejerció como presidente del grupo parlamentario de CC, al ser sustituido como presidente del Parlamento por Bravo de Laguna. Fue miembro numerario de la Real Academia de Medicina del distrito de Santa Cruz de Tenerife, del Instituto de Estudios Canarios y de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife.

¿Islas o Archipiélago? Con este título, Victoriano Ríos publicó en 2005 un libro de unas 400 páginas sobre la delimitación del mar de Canarias. El prólogo lo escribió Adán Martín (CC), presidente del Gobierno autonómico entre 2003 y 2007. DA

En una declaración oficial, la actual presidenta del Parlamento expresa su reconocimiento a Victoriano Ríos, de quien destaca que ha sido uno de los protagonistas del parlamentarismo canario. Carolina Darias transmite su pesar por la pérdida de “un político comprometido y consecuente con sus ideas que aportó mesura y sentido de responsabilidad en unos años decisivos” para el Archipiélago: “El Parlamento de Canarias se enorgullece de haber contado con responsables institucionales que, como Victoriano Ríos, han enriquecido el funcionamiento de la Cámara para que cumpliera con su misión principal: legislar, debatir, fiscalizar e impulsar la acción del Ejecutivo”.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Fernando Clavijo ensalzó ayer la figura de Victoriano Ríos, a quien definió como “uno de los políticos más importantes” que ha tenido Canarias y resaltó que su legado “siempre será un referente para todos los nacionalistas canarios”. El presidente trasladó las condolencias de todo su gabinete a los familiares y amigos de Ríos. En la comparecencia, Clavijo valoró el papel del significado militante de CC en “la consolidación de la actual arquitectura institucional” de Canarias y evocó la “lucha” durante toda su vida para que el mar que circunda las Islas fuera reconocido oficialmente como parte del territorio de Canarias: “El pueblo canario, como le gustaba decir al propio Victoriano Ríos, es la tierra y el mar que nos une. Y su legado nos servirá para seguir impulsando la reivindicación para que Canarias deje de ser simplemente un conjunto de islas aisladas y se convierta en un auténtico archipiélago”.

El secretario general de CC, José Miguel Barragán, envía a sus familiares y amigos “la tristeza y desolación del partido y sus militantes por el fallecimiento del que fuera uno de los impulsores del nacionalismo canario”. Victoriano Ríos “fue uno de los grandes artífices del nacionalismo canario y de que el proyecto siga existiendo”. En palabras de Barragán, “su trabajo y su legado político marcará la senda de la formación nacionalista” en los próximos años. “Su memoria pervivirá siempre”.

El veterano dirigente del PSOE Casimiro Curbelo -hoy, en Agrupación Socialista Gomera- elogia la “lucha” de Ríos por la cohesión de Canarias y su “trabajo incansable sobre el reconocimiento del mar como parte del territorio canario”.

Para la comunidad canaria “supondría un hito histórico”, ensoñó Victoriano Ríos. “Hasta ahora, solo hemos sido islas asiladas, una comunidad autónoma sin continuidad, geográficamente fragmentada y con un pueblo disperso. Nos convertiríamos en una comunidad unida, en un pequeño continente que abarcaría un solo pueblo, seríamos dueños entonces de nuestros propios horizontes. Dejaremos de ser islas y nos convertiremos en archipiélago”.

Estatuto

La propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía recoge en el artículo 4 que el ámbito espacial de la comunidad autónoma de Canarias “comprende el archipiélago canario, integrado por el mar y las siete islas con Administración propia de El Hierro, Fuerteventura, Gran Canaria, La Gomera, Lanzarote, La Palma y Tenerife, así como por la isla de La Graciosa y por los territorios insulares de Alegranza, Lobos, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste”. Y añade en el punto 2: “Las aguas canarias se definen a partir del perímetro del Archipiélago, delimitado de acuerdo con el polígono de líneas de base rectas que unan los puntos extremos de las islas, de acuerdo con los convenios internacionales suscritos por España”.