ECONOMÍA

Vit Jedlicka: “Estamos viajando a la Luna y los países se siguen gestionando como hace siglos”

Desde su formación, más de medio millón de personas han solicitado la ciudadanía en este país, que tiene una población de 600 ciudadanos, un PIB de 20 millones de dólares y el Bitcoin como moneda oficial

LIBERLAND NACIÓN BITCOIN
Vit Jedlicka, presidente de Liberland. / FRAN PALLERO

Liberland es un microestado autoproclamado y, de momento, no reconocido por ninguna nación soberana. Está situado en una parcela de terreno de no más de siete kilómetros cuadrados en la orilla occidental del Danubio, en la frontera entre Croacia y Serbia. La disputa de estos dos países por el control de la zona tras la Guerra de Yugoslavia y la falta de acuerdos internacionales dejó a esta región deshabitada en una especie de limbo que fue aprovechada por el joven político checo de 34 años Vit Jedlicka para autoproclamar su independencia el 13 de abril de 2015, en honor al natalicio de Thomas Jefferson, y proclamarse presidente.

Desde su formación, más de medio millón de personas han solicitado la ciudadanía en este país, que tiene una población de 600 ciudadanos, un PIB de 20 millones de dólares y el Bitcoin como moneda oficial. Un país liberal donde los impuestos son voluntarios, no existen los bancos ni los funcionarios ni el ejército. Jedlicka ha estado este fin de semana en Tenerife para participar en el primer Foro Internacional de Bitcoin de Canarias, organizado por la recién creada Asociación de Monedas Digitales de Canarias (Amodica), y contar la experiencia de Liberland como nación bitcoin.

-¿Cómo surge la idea de crear la República Libre de Liberland?

“Cuando era joven leí a Frédéric Bastiat [economista francés divulgador del liberalismo], que me inspiró la idea de que para luchar por la libertad la mejor manera de hacerlo no era cambiando o arreglando los países actuales, sino creando uno nuevo. Yo lo hice con un nuevo lema: Vive y deja vivir”.

-¿Qué es lo que tiene Liberland que no tienen otros países?

“Muchas cosas, pero en gran medida, su moneda. Además, los impuestos son voluntarios, los servicios sociales están gestionados por la iniciativa privada, no hay ejército, es neutral en política internacional y las regulaciones son las mínimas posibles para garantizar la convivencia y la intervención”.

-Y ¿cómo funciona un país con una moneda que no es palpable, que no está almacenada?

“Pues muy bien, porque como no necesitamos a los bancos nadie puede devaluar la moneda con lo que se le devuelve el poder a la gente para que cada uno sea dueño de su propio dinero. Por eso las criptomonedas y todo lo que tiene que ver con el blockchain son mejores en todos los aspectos que el dinero actual”.

-Sí, pero, precisamente, esta misma semana la Comisión Nacional del Mercado de Valores alertó del alto riesgo de invertir en criptomonedas.

“Hay mucho temor alrededor de toda esta nueva tecnología porque va a acabar con el sistema actual de los bancos tal y como lo conocemos actualmente. Pero no solo lo digo yo. También el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha dicho que los bancos se volverán obsoletos y eventualmente caerán en el olvido y terminarán por desaparecer progresivamente”.

-Si desaparecen los bancos, terminará también por desaparecer el dinero en papel, ¿no?

“Es exactamente lo que va a pasar y no hay manera de que los bancos centrales puedan competir con esto y ser capaces de ofrecer mejor criptomoneda que el sector privado”.

-¿Puede Liberland ser una especie de paraíso para financiar actividades como el terrorismo?

“No. Al contrario que otros países de Europa que aceptan refugiados, en Liberland los aceptamos pero deben declarar que sean tolerantes con todas las religiones. Esta es una de las condiciones para ser ciudadano de la República”.

-¿Existe el temor de que el país pueda ser atacado digitalmente por hackers? En Japón, precisamente estos días, se produjo un robo millonario de criptomonedas.

“Uno de los representantes de Liberland es un hacker blanco, que son aquellos que se encargan de protegerte de los llamados hacker malos. Es uno de los mejores del mundo”.

-El bitcoin ya consume más energía que 130 países del mundo, ¿qué política energética tiene Liberland?

“No tenemos una política energética definida. El sistema esta diseñado con el minado para protegerse de los ataques, especialmente de los gobiernos. Por ejemplo, el Gobierno de EE.UU. solicitó a la CIA un informe sobre si era posible acabar el bitcoin , y le dijeron que no se podía porque estaba muy bien diseñado”.

-¿Por qué quieren Gobiernos cono EE.UU. eliminar bitcoin?

“Pues porque con este sistema no pueden controlar ni generar inflación para financiar guerras. Mire, lo que estamos demostrando es que se puede hacer. Las personas van a pagar lo que crean que deben pagarle al Estado de acuerdo a los servicios que provee. Nuestra Constitución contempla que la propiedad privada y los derechos individuales están por encima del Estado”.

-¿Y cómo es eso de que los impuestos son voluntarios?

“Sí. El ciudadano paga lo que quiere pagar y decide a qué lo destina. A cambio y en función de la tasa que pague se convierte en accionista del país, de manera que te interesa que al país le vaya bien para que a ti también te vaya bien. El objetivo es crear una sociedad donde los ciudadanos puedan prosperar sin regulaciones estatales ineficientes e impuestos. Mire estamos viajando a la Luna y todavía, con toda la innovación tecnológica que tenemos a nuestro alcance, seguimos gobernando los países como hace siglos. Es el momento de innovar y de proponer cambios. Nosotros desde Liberland lo que queremos es que los Gobiernos se animen y se cambien a nuestro sistema”.

-¿Cómo se eligen a los políticos?

“Los ciudadanos que pagan las tasas son los que deciden quienes son sus representantes. Como los ciudadanos son accionistas del país, no se necesita Parlamento, sino que entre ellos eligen a sus líderes”.

-Hay casi medio millón de solicitudes de ciudadanía ¿cómo se decide quien es ciudadano de Liberland?

“Solo se necesita ser tolerante a cualquier religión, no tener un pasado criminal o pertenecer a grupos extremista o neonazi y, sobre todo, estar dispuesto a pagar las tasas voluntarias”.

‘Bitcoin’, una moneda descentralizada que nadie controla

La primera criptomoneda que empezó a operar fue el bitcoin en 2009. Su mayor diferencia frente al resto de monedas es que se trata de una moneda descentralizada, por lo que nadie la controla. Bitcoin no tiene un emisor central como los dólares o los euros, la criptomoneda es producida por las personas y empresas dedicando gran cantidad de recursos a la minería.

Imagen de los asistentes al Foro ayer en Santa Cruz de Tenerife. F.P.

Éxito de asistencia al primer Foro Internacional de Bitcoin en Canarias

Para abordar el futuro del bitcoin y como este puede afectar a Canarias, la recién creada Asociación de Monedas Digitales de Canarias (Amodica), organizó ayer sábado el primer Foro Internacional de Bitcoin en Canarias, con el objetivo de crear un punto de encuentro entre todas las personas, empresas e inversores interesados sobre todo lo relacionado con las criptomonedas. Ignacio Manuel García Medina, presidente de la Asociación, aseguró que el encuentro arrojó un poco de luz sobre este sector del que tanto se habla y que está suponiendo un cambio de paradigma económico a nivel mundial. El encuentro reunió a empresarios, inversores y curiosos que pudieron resolver sus dudas sobre esta nueva tecnología que está revolucionando el mundo. Para García comparar Bitcoin con el dinero tradicional sería algo así como comparar la telefonía móvil con las señales de humo. Los asistentes al encuentro pudieron conocer qué es el bitcoin y qué ventajas y desventajas tiene.