Sucesos

La ULL exige una denuncia para actuar ante el supuesto acoso sexual de un profesor a sus alumnas

El caso estalló después de que un grupo de estudiantes realizara un escrache al profesor durante una clase y lo compartiera en las redes sociales

Universidad de La Laguna

La Universidad de La Laguna ha advertido hoy de que para activar el protocolo por acoso sexual es fundamental que haya una denuncia por escrito, ya que no puede moverse por “rumores” o “linchamiento público”, e informa de que este procedimiento se ha activado en diez ocasiones desde 2015.

El centro docente realiza esta precisión en un comunicado ante la repercusión mediática que ha tenido la difusión de un vídeo en el que un grupo de mujeres increpa a un profesor que estaba impartiendo clase el 8 de marzo, y en el que se le acusa de supuesto acoso sexual o actuación sexista contra las alumnas.

En el comunicado la Universidad de La Laguna puntualiza que cuenta con un protocolo contra el acoso sexual y sexista que está en vigor desde comienzos de 2015 y, de hecho, ha sido una de las universidades pioneras en el país en disponer de un instrumento de detección y actuación contra este tipo de abusos.

Desde su puesta en marcha, ha actuado en diez ocasiones en estos tres años, en una comunidad formada por 22.000 personas, añade la institución, que subraya que “las veces que ha sido necesario acudir a él, este centro académico no ha dudado en activarlo”.

Para iniciar este procedimiento, tal y como recoge el propio texto, resulta condición fundamental la existencia de una denuncia por escrito y reitera que el Rectorado no actúa “ante una cadena de rumores o de linchamiento público que no se fundamenta en denuncia alguna”.

Por el contrario, se actúa bajo un procedimiento garantista para todas las partes, donde la confidencialidad y el respeto al proceso se ajustan en todo momento a la legalidad.

Añade que hoy ha habido una reunión presidida por el rector, Antonio Martinón, y en la que participaron el decano de Humanidades y varios directores de los departamentos afectados, además de la directora de la Unidad de Igualdad de Género de la institución académica.

De nuevo se puso sobre la mesa la inexistencia de denuncia alguna que de pie a una activación del protocolo en este caso, reitera.

Subraya que la Universidad cuenta con una Unidad de Igualdad de Género y con un Instituto Universitario de Estudio de las Mujeres por lo que su compromiso con la igualdad y la defensa de los derechos de las personas “siempre ha sido irreprochable”.

Además del citado protocolo, el centro académico dispone de un Servicio de Inspección que actúa ante cualquier irregularidad o denuncia, continúa la ULL.

“Es decir, los instrumentos para actuar ante un presunto caso de acoso existen, pero para su puesta en marcha el hostigamiento en las redes y el dedo acusador no son suficientes, es necesaria la denuncia”, agrega.