Granadilla de Abona

San Isidro contará con un mercado gastronómico con talleres formativos

Las nuevas instalaciones sustituirán al recinto actual, donde los agricultores y ganaderos dan salida a sus productos; el Ayuntamiento ya negocia con el Cabildo la redacción del proyecto

Instalaciones del actual mercado del agricultor, en Granadilla. DA
Instalaciones del actual mercado del agricultor, en Granadilla. DA

Granadilla de Abona contará con un nuevo Mercado del Agricultor, que sustituirá al actual y en el que, además de las instalaciones para la venta de los productos agrícolas y ganaderos del municipio, se dispondrá de una zona multifuncional con espacios gastronómicos y talleres de formación para el sector de restauración, según pudo saber este periódico. El grupo de gobierno negocia actualmente con el Cabildo la redacción del proyecto.

El nuevo recinto se construirá en San Isidro, en una parcela de 8.000 metros cuadrados en La Jurada, entre las calles Isla de La Gomera y La Constitución, junto a la piscina municipal. Dicha situación permitirá el acceso a pie desde este núcleo y una fácil entrada desde la autopista. La instalación, que se levantará sobre una superficie de 3.000 metros cuadrados (frente a los 844 del actual mercado), contará con una amplia zona de aparcamientos para 156 vehículos.

La diferencia respecto a las actuales instalaciones también se notará en el tamaño de los puestos (los más pequeños serán de 9 metros cuadrados, frente a los 4 de ahora) y en los pasillos para los clientes, que duplicarán su ancho, además de entradas más espaciosas. Para el alcalde, José Domingo Regalado, el nuevo mercado convertirá a Granadilla en un municipio impulsor de la agricultura del Sur. “Las instalaciones actuales están muy limitadas por falta de espacio. Cuando llegamos, nos encontramos que hasta la luz estaba enganchada ilegalmente a la red (ahora funciona con un generador) y los aparcamientos son privados”, indicó. Para el regidor sureño, las grandes novedades serán la oferta gastronómica, al estilo del mercado San Miguel, en Madrid, con productos adquiridos a agricultores y ganaderos del municipio, y la creación de un taller-escuela de restauración en colaboración con la Agencia de Empleo y Desarrollo Local. “Queremos innovar y la decisión ha sido consensuada con los socios del mercado, cuyo número podrá aumentar con las nuevas dependencias”, manifestó Regalado, que calcula dos años, si se cumplen las previsiones, para materializar el proyecto.