Tribuna

Una Canarias por definir

Las 750 propuestas de resolución presentadas por los seis grupos parlamentarios, durante el debate del estado de la nacionalidad canaria de los días 20, 21 y 22 de marzo, celebrado en la calle Teobaldo Power de Santa Cruz de Tenerife, demuestran que el modelo institucional, político, económico, social y cultural de Canarias hay que seguir ...read more →

Las 750 propuestas de resolución presentadas por los seis grupos parlamentarios, durante el debate del estado de la nacionalidad canaria de los días 20, 21 y 22 de marzo, celebrado en la calle Teobaldo Power de Santa Cruz de Tenerife, demuestran que el modelo institucional, político, económico, social y cultural de Canarias hay que seguir definiéndolo.

La Canarias de hoy se enfrenta a retos de amplio espectro que tienen que ver con:

1) La urgente delimitación territorial de nuestra Comunidad, prevista en el Estatuto en proceso de reforma en las Cortes Generales, con el fin de saber a qué atenernos con respecto a nuestros vecinos marroquíes en cuestiones como explotación del subsuelo, pesca, uso y explotación de nuestros corredores marítimos…

2) Con un crecimiento económico sin rumbo que no hay que confundir nunca con un desarrollo económico armónico, capaz de organizar y transformar nuestras actividades productivas.

3) Con alentar campañas desde la Consejería de Hacienda del Gobierno Autónomo para que las grandes empresas que operan en Canarias en sectores como el hotelero, bancario, asegurador…, que hoy se benefician de nuestras ventajas del REF, trasladen sus domicilios sociales y fiscales a Canarias. Que se tribute allí donde se obtienen los beneficios.

4) Con una defensa del trabajador nativo y residente de larga duración, así como de la clase empresarial canaria, frente a la indiscriminada contratación de foráneos o la sobreexplotación de nuestras fuentes de riqueza y la salida al exterior de los beneficios correspondientes.

5) Con meditar a fondo sobre la implantación de una ecotasa, un impuesto hoy extendido por todos los destinos turísticos estables y aplicado a la recuperación de cascos históricos y entornos medioambientales en ámbitos turísticos.

6) Con frenar la precariedad de muchos trabajadores rebotados por las crisis o víctimas propiciatorias del proceso tecnológico a través de una renta básica o de una perfeccionada Prestación Canaria de Inserción que desahogue, sin intermitencias indeseadas, economías familiares hoy en proceso imparable de destrucción.

7) Con prestar atención a sectores productivos nuevos, como la economía azul. Ya sabemos que el Gobierno canario, en unión con las dos universidades públicas, el Instituto Tecnológico de Canarias y los puertos del Estado, ha iniciado los trabajos para crear una Estrategia de Economía Azul que permita el desarrollo económico de las Islas a partir de sectores novedosos ligados al mar y sustitutos de otros sectores hoy en declive, aunque gozando de ventajas fiscales y financieras de las que carecen los emergentes.

8) Con incrementar sin descanso la sostenibilidad alimenticia del Archipiélago, un trabajo en el que hoy se persevera desde la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias y en el que hay que seguir insistiendo.

9) Con continuar privilegiando la entrada de energías alternativas en sustitución de las energías fósiles. Canarias tiene sobrado potencial para lograrlo en un menor tiempo del esperado si sabemos sacarle provecho a nuestra geografía, con el mayor números de horas de sol al año del Estado, un mar con un potencial hidrodinámico de los mejores del mundo, así como también, con los potentes vientos que nos brindan los alisios, sin olvidarnos de las fuentes geotérmicas que podrían aumentar y garantizar el flujo permanente de energía de nuestro subsuelo volcánico.

10) Otorgando especial atención al informe del Parlamento Europeo respecto al balance y a la futura estrategia con Canarias y el resto de las regiones ultraperiféricas (RUP) elaborado y defendido en 2008 por la eurodiputada francesa del Partido Popular Europeo (PPE) Margie Sudre, donde se planteaba que la futura política común de inmigración prestara -y así ha sido aceptado ahora por la Comisión Europea, en su “Estrategia renovada en asociación con las RUP” presentada en la XXII Conferencia de presidentes de las RUP, celebrada en Cayena los días 26 y 27 de octubre de 2017- una atención especial a la situación de estas regiones particulares que son “fronteras exteriores de la Unión Europea” y se encuentran “rodeadas de terceros países menos favorecidos”. Circunstancia que conlleva que estén “sometidas a una presión migratoria muy fuerte que, añadida a un crecimiento demográfico a menudo muy superior a la media comunitaria, provoca tensiones económicas y sociales preocupantes”, sin referirse a lo que puede suponer, en el caso de Canarias, la recepción de dieciséis millones de turistas anuales.

11) Enfrentar con sensatez el debate de la vivienda vacacional para no convertir a toda Canarias en un macrohotel donde los usos residenciales y turísticos lleguen a confundirse definitivamente con el peligro de dañar de modo irreversible nuestros estándares de vida.

Este catálogo de expectativas de ajuste puede ser fácilmente ampliable, como ya dijimos que se demostró en las 750 propuestas de resolución que las organizaciones políticas presentes en el Parlamento de Canarias presentaron para su debate y aprobación. Un ejercicio de imaginación práctica necesario para poner en hora el tiempo de una Canarias necesitada de reflejos continuos para seguir siendo habitable para sus más de dos millones de habitantes y sus ya dieciséis millones de visitantes.

Canarias ha de concebirse como sujeto político con cultura propia y situado en un área geoestratégica que nos exige pensar por nosotros mismos, así como aumentar nuestra capacidad de autogobierno y de autolegislación.

Nuestras fluidas relaciones con el Estado español y la Unión Europea no nos eximen de reinventarnos constantemente y de prepararnos para una nueva era de la humanidad que fue definida en el año 2000 como Antropoceno por el Premio Nobel de Química, el neerlandés Paul Crutzen. Una nueva era geológica donde prevalecerá la conducta ecológica del ser humano, la responsabilidad de armonizar lo económico con el especial cuidado de la naturaleza. En esas estamos en el mundo y en esas estamos en este archipiélago atlántico. Progresemos adecuadamente.

*Diputado (CC-PNC) y presidente del PNC