Superconfidencial

Me gustaría saber

Me gustaría saber por qué los abogados del Estado, el Tribunal Supremo (TS) y el propio CNI no se aplicaron más a la hora de solicitar la detención de Puigdemont en Alemania y no en Finlandia o en Dinamarca, países por los que también transitó

Me gustaría saber por qué los abogados del Estado, el Tribunal Supremo (TS) y el propio CNI no se aplicaron más a la hora de solicitar la detención de Puigdemont en Alemania y no en Finlandia o en Dinamarca, países por los que también transitó. Me gustaría saber por qué no se produce una decisión judicial inter pares; es decir, no entiendo que la decisión del TS español, que emite una euroorden de detención, sea “examinada” por un tribunal de un lander, el de Schleswig-Holstein, que no deja de ser una Audiencia Provincial y no por el Supremo germano. Me gustaría saber también qué pinta la ministra alemana de Justicia, Katarina Barley, opinando sobre un tema estrictamente judicial, condicionando con ello a los tribunales alemanes; de acuerdo, ha pedido disculpas, pero el mal está hecho. Me gustaría saber también por qué Alemania, que tiene un sentido muy acusado de colaboración entre países de la Unión, ha puesto en el tapete tantas dudas sobre la corrección de la decisión del alto tribunal español al emitir esa euroorden. Y me gustaría saber finalmente -que parece que, afortunadamente, no es el caso- si la justicia española va a sentirse disminuida en su moral por la decisión de un tribunal menor alemán, rotundamente equivocada porque ni siquiera ha pedido que el TS complemente las razones para acusar de rebelión a Puigdemont, que además de un presunto delincuente es un caradura de tomo y lomo. Sólo ha solicitado más datos sobre la malversación. Que sepa ese tribunal menor alemán que los independentistas catalanes, con Puigdemont al frente del Gobierno, cometieron más de 300 actos violentos y otros de desobediencia al Tribunal Constitucional, además de la vergonzosa fuga de varios de sus dirigentes a países europeos donde parece que, en los asuntos de España, subyace una especie de impunidad para los golfos.