EL TERCER GRADO DE DIARIO DE AVISOS

“Si el turismo no sirve para mejorar la vida de nuestra gente, ¿para qué lo queremos?

Cuando se le pregunta cómo se puede estar tanto tiempo como alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, no duda: “Porque cada día es distinto al otro”

RODRÍGUEZ FRAGA
FOTO FRAN PALLERO

Cuando se le pregunta cómo se puede estar tanto tiempo (31 años) como alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga (PSOE), no duda: “Porque cada día es distinto al otro”. Su primer mandato lo recuerda “sentado sobre un barril de pólvora los cuatro años”, ya que, sin mayoría absoluta, su continuidad dependía del único concejal del CDS. Después llegarían sus triunfos electorales incontestables, uno detrás de otro. Artífice del milagro económico en Adeje, municipio que es hoy un referente internacional como destino turístico, asegura que su prioridad siempre ha sido que el desarrollo redundara en el bienestar de los vecinos y propiciar la integración en el municipio de los “nuevos adejeros”, para lo cual vertebró su estrategia sobre tres ejes: la educación, la cultura y el deporte. Hoy, además de alcalde, es presidente del PSOE en Canarias y lidera la Asociación de Municipios Turísticos de Canarias, que recientemente ha abierto el debate de la financiación municipal, al reivindicar más fondos para las localidades con mayor población flotante.

-¿Cómo espera que se resuelva el debate sobre financiación que plantean los municipios turísticos?

“Ese es uno de los objetivos de la Asociación de Municipios Turísticos de Canarias (AMTC), que no solo reclama dinero, sino mecanismos de financiación. Pedimos que se tengan en cuenta nuestras singularidades que, como el caso de Adeje, atienden a 200.000 personas cada día, aunque el padrón municipal refleje 45.000”.

-La AMTC que usted preside la forman Adeje, Arona, Guía de Isora, San Bartolomé de Tirajana y Mogán. Después de la última polémica en Fitur, ¿se está intentando torpedear este nuevo proyecto por parte del Gobierno de Canarias o del Cabildo?

“Tanto como torpedear no, pero se nos ha visto más como una amenaza que como una herramienta de cooperación, que es lo que realmente somos. No queremos confrontar ni sustituir a nadie. Estamos en la trinchera desde la que se ven los problemas del sector”.

-¿Se incorporarán nuevos municipios próximamente?

“El Puerto de la Cruz, en Tenerife, y Pájara, en Fuerteventura, ya lo han solicitado. En breve formarán parte de un proyecto de mucho interés para Canarias”.

-En línea con su propuesta, las cuatro grandes ciudades canarias también piden más financiación para empleo y formación. ¿Qué le parece?

“Si hay municipios que tienen sus singularidades y problemas comunes está bien que se asocien, pero que no sea óbice para que otros planteemos nuestras particularidades y reivindiquemos financiación para servicios y formación”.

-Se acaban de abrir dos hoteles de lujo en Adeje que consolidan este destino como el espacio de mayor concentración de establecimientos de cinco estrellas de Europa. ¿Los servicios y la oferta complementaria están a ese nivel?

“Progresamos. El mejor parque acuático del mundo está en Adeje y los centros comerciales se van adaptando. Lo bueno de la apertura de hoteles de calidad es que tiran del entorno. A pesar de que el turista prácticamente lo tiene todo en el hotel, cada vez sale más a conocer el lugar donde se encuentra”.

-¿Y qué pasa con las grandes infraestructuras?

“Que no responden. Tenemos un problema de movilidad tremendo y otro de conectividad aérea importante. El aeropuerto del Sur es básico”.

FOTO FRAN PALLERO

-La primera y última experiencia del turista es el aeropuerto y la segunda y penúltima es la autopista…

“Si conectamos las dos experiencias ya es la bomba. La situación de colapso que tenemos en movilidad obliga a que los turistas tengan que salir de sus hoteles cuatro horas antes y los tiramos
en un aeropuerto que no está preparado para ser de tránsito, lo cual es penoso. Cuando voy a Gran Canaria y veo que la isla tiene un aeropuerto maravilloso, a años luz del nuestro, me pregunto: ¿dónde ha estado los gobernantes de Tenerife? El debate de la solución aeroportuaria y el de la movilidad no avanzan. Ahora mismo están cerrados los aeropuertos por la noche y la Isla permanece desconectada, lo cual pone en evidencia la necesidad de la segunda pista. Y lo mismo pasa con la autopista y las carreteras, porque quienes nos han gobernado en la Isla no han pasado de los túneles de Güímar. No ha habido una anticipación, que es algo que debe estar siempre presente en la gestión de un político. Ahora estamos colapsados y no hay una solución fácil”.

-CC y PP parecen haber entrado en un bucle; unos ponen el foco en la falta de proyectos y otros en la ausencia de recursos…

“Y la casa sin barrer. Son ellos los que nos han traído hasta aquí. Las escasas soluciones que se han dado llegaron en el poco tiempo que estuvo el PSOE en el Gobierno y en el Cabildo. José Luis Delgado hizo un papel magnífico, con agilidad y transparencia, y por eso no gustó. Aquí hace falta un consenso y un compromiso serio”.

-El tren del Sur ¿es la solución a largo plazo?

“No creo que sea ni la solución ni una prioridad para resolver el problema de movilidad que tenemos. Es un sistema rígido, nuestro territorio es muy fragmentado y la interconexión es muy complicada. Un buen sistema de transporte público, sí, pero este proyecto, tal como está concebido, no lo veo”.

-¿La llegada a Canarias, el año pasado, de más de 15 millones de turistas, debe abrir el debate sobre la carga territorial?

“Son muchas personas. Habría que ponerse a pensar, aunque yo no tengo la varita mágica. Les suministramos agua, nos ocupamos de la basura que producen, de la seguridad, la movilidad… El objetivo es conseguir los mismos ingresos con menos turistas”.

-¿Y eso cómo se hace?

“La calidad, la excelencia, el precio y controlar la oferta tienen mucho que ver. Ese es el camino”.

-Los empresarios se han manifestado en esa dirección, con una revisión del modelo turístico más concentrado en la calidad. Y en ese contexto surge el alquiler vacacional, que está provocando serios problemas a los trabajadores, a los que les cuesta dios y ayuda encontrar vivienda a un precio razonable. ¿Qué opina de este fenómeno?

“Ahora mismo hay una necesidad de vivienda importante. Los alquileres se han disparado y algo tendrá que ver con el turismo vacacional. Se ha invertido un proceso que nos preocupaba en su momento, y es que grandes complejos de apartamentos se convertían en residenciales y deterioraban las zonas turísticas. Ahora es al revés, las áreas residenciales se están convirtiendo en turísticas. El alquiler vacacional es un fenómeno que responde a las nuevas dinámicas y tendencias y ha venido para quedarse. Hay que regularlo, estableciendo unos criterios y unos parámetros”.

FOTO FRAN PALLERO

-¿Qué opina de la posible implantación en Canarias de una tasa turística por pernoctación?

“A mí me crea muchas dudas. Si va a las arcas de la Comunidad Autónoma no me parece lo más adecuado. Si va a los ayuntamientos me lo pensaría. Hay mucho que debatir sobre eso”.

-Hay una fuerte demanda en el sector de la restauración, pero los empresarios se quejan de la falta de actitud y de conocimiento de idiomas de los demandantes locales de empleo. ¿Están cumpliendo su función los hoteles escuela y los centros de formación de cocina?

“El sistema formativo en las Islas ha fracasado. Tenemos hoteles con demanda de empleo y ser de aquí no es un perfil laboral. Hay que conectar las necesidades del mercado con la formación, pero no existe un modelo. Alguien tendría que decir que Canarias tiene que ser bilingüe en 10 años, pero la formación reglada no va en esa dirección, porque se debe comenzar desde la etapa infantil. Es un problema gravísimo, porque si el turismo no sirve para mejorar la vida de nuestra gente, entonces ¿para qué lo queremos? ¿Para que se enriquezcan exclusivamente unos pocos? Debe haber también un reconocimiento a la experiencia. Somos una sociedad de títulos, pero hay que valorar también trayectorias de trabajo. Hay que preparar a nuestra gente para que opte a los puestos mejores y para eso es necesario un gran pacto entre empresarios, sindicatos y trabajadores. Si no es así y viene gente de fuera a mandar, se crean las condiciones para la turismofobia”.

-Usted fue profesor de Filosofía. ¿Qué le han aportado sus conocimientos en su trayectoria política?

“Me han ayudado mucho para tener un anclaje e interpretar la realidad en la que vives”.

-¿Cómo le gustaría que se le recordara?

“Que fui buena gente”.