superconfidencial

El aparcamiento

Si ustedes entran en el aparcamiento de la plaza de Europa del Puerto de la Cruz, el coche se les manchará de cal. De la cal que se desprende del techo

Si ustedes entran en el aparcamiento de la plaza de Europa del Puerto de la Cruz, el coche se les manchará de cal. De la cal que se desprende del techo; y los daños que pueden producir en el vehículo sólo se reparan pintándolo de nuevo. Tengo serias dudas sobre la seguridad de esos aparcamientos y sobre el peso al que se somete, en muchas ocasiones, a la estructura de la plaza, durante fiestas y ferias. Pero no poseo, es verdad, datos técnicos, sólo intuición. En alguna conversación con ciertos ediles portuenses, estos me manifiestan la misma inquietud. Ignoro si se han realizado pruebas de resistencia de la estructura, pero sí doy fe de que tanto el cristal como un lateral de un coche que aparqué en el lugar fueron dañados por la cal que se desprende de la techumbre, humedecida por las filtraciones. Estas cosas, si no se cuentan, no se reparan jamás. Ignoro cuál es la situación económica de la empresa municipal que gestiona el aparcamiento, pero alerto sobre los potenciales peligros. Ese refrán de que el que avisa no es traidor cobra aquí una dimensión exacta. Perdonen ustedes que haya descendido hoy a un tema tan local, pero como me ha afectado pues tampoco debo cortarme al exponerlo.

Y, lo que es peor, supongo que también habrá perjudicado a cientos de vehículos, cuyos conductores ignoro si han presentado o no denuncias ante la corporación o ante los juzgados. La cosa casi no me da, de momento, para terminar las 300 palabras del artículo, pero si ocurre una desgracia las palabras podrían ser incontables y las consecuencias, por supuesto, muy grandes. Repito, el que avisa no es traidor. Revisen esa estructura y arreglen ese techo porque no van a tener dinero para atender las reclamaciones.