EL CHARCO HONDO

Vete tú a saber

Señorías, soy plenamente consciente de que, anunciado días atrás nuestro acuerdo con el Gobierno de España, lo que toca hoy es votar los presupuestos generales del Estado

Señorías, soy plenamente consciente de que, anunciado días atrás nuestro acuerdo con el Gobierno de España, lo que toca hoy es votar los presupuestos generales del Estado. Sabemos, señorías, que no cabe ya reabrir negociación alguna; sin embargo, el partido que represento, NC, quisiera despedir una legislatura irrepetible incorporando una última enmienda. Sé, señorías, que no procede. O puede que sí. Entienda, presidente, que nuestras últimas horas como diputado 176 bien merecen una traca final. Señorías, difícilmente volverá a darse que la urgencia parlamentaria de estos últimos años tenga en los nacionalistas canarios el bote salvavidas. Aunque, con la potra que tenemos, vete tú a saber. El fraccionamiento irá a más, es cierto, pero la carambola de tener a un Gobierno del Estado sabiendo que con ciento setenta y cuatro escaños se quedaba sin legislatura, eso señorías, no parece que volvamos a vivirlo.

No, señorías, la sensibilidad de este Gobierno con algunos de los asuntos de las Islas, permeabilidad que el apretón parlamentario del PP explica bastante mejor que la hipótesis de una repentina empatía con nuestras demandas (peticiones que no fueron atendidas en los años de sus mayorías absolutas, periodo peleado con el sentido de Estado y la sensibilidad), digo, señorías, que esta coyuntura que vive sus minutos de descuento nos anima a aprovechar para plantear una última propuesta que, lógicamente, condicionará nuestro apoyo o no a los PGE. Señorías, mi grupo, es decir, Román, Fermín y yo, una vez aprobado que a los residentes en las Islas el billete de avión y de barco a la península nos cueste para siempre la mitad, presentamos una última enmienda, como Nueva Canarias y sin descartar que a corto plazo la acabemos presentando como Nueva Baleares, una última, decía, según la cual, ya puestos a pedir, y ustedes a dar, la bonificación del 75% ya acordada se amplíe igualmente para siempre al alojamiento, almuerzos, entradas para eventos culturales o deportivos, cenas, salas de reuniones, visitas guiadas y otros gastos que los residentes realizamos cuando viajamos. Señorías, entiéndannos, comprendan que no vamos a volver a vernos en otra similar, es ahora o nunca. Deseando que también esa iniciativa sea atendida, permítanme que, para decir adiós a tanta gloria presupuestaria, los nacionalistas canarios nos despidamos de la legislatura como lo hacían los personajes de la Warner, ¡Eso es todo, amigos! O no, vete tú a saber.