NACIONAL

A dieta de batidos nutricionales: la “artimaña” para superar la “huelga de hambre” de los presos separatistas

Según fuentes cercanas, los presos "no comen sólidos, es cierto, pero sí beben batidos nutricionales que les proporcionan médicos ajenos a los servicios sanitarios de la prisión"

A color, los presos separatistas que dicen estar en huelga de hambre. / EL ESPAÑOL

El periódico EL ESPAÑOL desvela hoy que los presos separatistas Jordi Sánchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, que se encuentran en huelga de hambre, podrían estar montando una “pantomima”.

Según fuentes cercanas, los presos “no comen sólidos, es cierto, pero sí beben batidos nutricionales que les proporcionan médicos ajenos a los servicios sanitarios de la prisión. Perderán peso, por supuesto, y eso les servirá de cara a los medios de comunicación, pero no están haciendo una verdadera huelga de hambre”. Sánchez y Turull llevan, por tanto, sin ingerir sólido desde hace 10 días, mientras que Rull y Forn, solo llevan una semana sin poder masticar.

Todo esto vendría a confirmar las sospechas de que esta huelga es solo “una operación de propaganda destinada a presionar a ERC”, indica EL ESPAÑOL. Así, el objetivo real no sería la protesta contra un supuesto bloqueo de sus recursos de amparo por parte del Tribunal Constitucional, sino “forzar la voluntad de Oriol Junqueras para obligarle a aceptar la sumisión de ERC a la Crida de Carles Puigdemont, lo que supondría integrar el partido republicano en una candidatura unitaria para las elecciones municipales. Dicho de otra manera: la huelga sería la última herramienta de presión con la que los convergentes estarían intentando absorber a ERC y su electorado”, analizan en este medio.

Los batidos que, siempre según las mencionadas fuentes, estarían consumiendo los huelguistas, no serían el único privilegio. Porque los presos en huelga también han sido declarados exentos de la obligación de acudir al comedor de la prisión durante las horas de las comidas, lo que en la práctica les exime de colaborar en las tareas de recogida y limpieza posteriores.

Según el diario Economía Digital, la directora de la prisión, Paula Montero, estaría barajando la posibilidad de presentar su dimisión, hastiada por las presiones políticas y los privilegios de los presos del procés. Según las fuentes citadas por ED en su artículo, el principal responsable de esas presiones sería Jordi Sànchez: “El hombre de confianza de Carles Puigdemont es quien trata de poner patas arriba la normalidad del centro penitenciario para atender su huelga de hambre”.