Política

Canarias se dota de un plan para que los alumnos no falten a clase en las Islas

El Gobierno regional aprueba el proyecto de decreto contra el absentismo y el abandono escolar, para prevenir un fenómeno que puede llegar a ser grave cuando la tasa supera el 15% de las sesiones lectivas

La consejera regional de Educación y Universidades, Soledad Monzón, junto a su compañero Narvay Quintero. DA

El Gobierno de Canarias aprobó ayer, a propuesta de las consejerías de Educación y Universidades y de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, el proyecto de decreto por el que se regula el procedimiento para la prevención, intervención y seguimiento del absentismo escolar y del abandono escolar temprano en el ámbito regional. Con esta norma se pretende contribuir a que el alumnado tenga “un seguimiento más pormenorizado a través de una coordinación más efectiva entre las diferentes administraciones autonómicas”, en la que participarán activamente también los ayuntamientos, los agentes sociales y la comunidad educativa. De acuerdo con el dictamen del Consejo Consultivo de Canarias y conforme a la Ley Canaria de Educación no Universitaria, se busca “unificar criterios y establecer estructuras de coordinación y de trabajo en red que posibiliten la concreción de actuaciones desde los ámbitos escolar, municipal y autonómico, implicando a todos los sectores de la comunidad educativa, así como al resto de personas y entidades de la sociedad canaria con responsabilidad en la protección de la infancia, a fin de promover la reducción del absentismo y el abandono escolar temprano”.

La entrada en vigor del reglamento conllevará, entre otras actuaciones, la puesta en marcha de una aplicación informática que permitirá a las corporaciones locales y a la administración educativa ver, casi en tiempo real, los datos de ausencias del alumnado de los centros educativos de su ámbito. A partir de los datos obtenidos con el registro y el control de las faltas de asistencia, y de los retrasos y salidas anticipadas del alumnado, la Consejería de Educación y Universidades, los centros educativos, los ayuntamientos, las instituciones y los organismos implicados podrán hacer los estudios necesarios, además de diseñar estrategias de actuación continuas y coordinadas, “no solo para la erradicación del absentismo y del abandono escolar temprano, sino igualmente para la mejora de la asistencia a los centros educativos dependientes de la Consejería con competencia en materia educativa”. En Canarias, los datos de absentismo reflejan que no son un problema generalizado. Sin embargo, se considera preciso “abordarlo de forma colaborativa entre los agentes implicados, para tratar de reducirlo y erradicarlo”. La aprobación de este decreto será la antesala de un Plan Específico de Prevención y Control del Absentismo y del Abandono Escolar Temprano del alumnado en Canarias, que será elaborado por la Consejería de Educación y Universidades, con la participación de los municipios y de la consejería competente en materia de protección a la infancia y la familia.

Con el fin de garantizar la asistencia regular a los centros escolares y la participación activa en los procesos de enseñanza y aprendizaje en la educación básica, el proyecto de decreto determina que, según el principio de colaboración entre las consejerías con competencias en materias de educación, infancia y familia, salud y seguridad, junto a los municipios y las entidades colaboradoras del tercer sector que actúen en el ámbito de la protección de la infancia, podrán definir planes de actuación estratégica en torno a una serie de líneas de actuación: la prevención, la intervención y colaboración interinstitucional, el seguimiento continuo y la evaluación.

El absentismo será catalogado como moderado o leve cuando la tasa sea inferior al 15% de las sesiones de clase; grave, cuando la tasa de absentismo esté comprendida entre el 15% y el 50%, y muy grave, cuando la tasa sea superior o sobrepase el 50% de estas sesiones.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la titular de Educación, Soledad Monzón, concretó que la tasa de abandono escolar en Canarias es del 17,5%, y la de absentismo, del 1,5% en Primaria, y del 5%, en Secundaria.

Asimismo, el Ejecutivo remite al Parlamento el proyecto de ley de Estadística de la Comunidad Autónoma. Su finalidad es mejorar el funcionamiento de la actividad estadística en el Archipiélago. Se mantiene la centralización en el Instituto Canario de Estadística (Istac).