Santa Cruz

“En las ciudades las ideologías pesan menos que la gestión, así que habría que ver el programa de gobierno para pactar con Vox”

El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, hace balance del mandato que casi termina y de su aspiración a repetir al frente del Ayuntamiento capitalino los próximos cuatro años

José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife. / Fran Pallero

Está convencido de que 2019 será el mejor año del mandato, entre otras cosas, porque asegura que se verán culminados muchos de los proyectos que durante estos cuatro años se han gestionado. José Manuel Bermúdez, alcalde de Santa Cruz en los últimos ocho años, señala que, en caso de salir elegido, está dispuesto a sentarse con partidos como Vox, si irrumpiera en el Ayuntamiento. “En los municipios pesa más la gestión que la ideología, sería cuestión de ver el programa de gobierno”, afirma para, inmediatamente después, señalar que “no me veo pactando con los extremos. Ni con Vox ni con Podemos”.

-¿Qué proyectos se verán realmente culminados en 2019?
“El enlace puerto-ciudad, la playa de Valleseco, las obras de saneamiento, iluminación y el paseo de Las Teresitas, el plan de barrios y el inicio de las modificaciones urbanísticas que permitan la ampliación de Santa Cruz hacia el sur, con el Santa Cruz Verde 2030 en los terrenos de la refinería… Esos van a ser los hitos importantes, además, culminaremos el plan de patrimonio histórico, la puesta en uso del Palacio de Carta, el cementerio de San Rafael y San Roque o las obras del Templo Masónico…”

-Son los mismos proyectos de los que se ha venido hablando todo este mandato…
“Los procedimientos administrativos en cuanto al urbanismo y la licitación de obra no han hecho sino complicarse en los últimos años. La nueva ley de contratos públicos o los planes parciales o generales, son un obstáculo burocrático para que las cosas se aprueben de manera rápida. Desde que tienes la idea de hacer una obra hasta que comienza, pasa como mínimo un año. Hay proyectos que la gente cree que no se ha hecho nada y se está trabajando para poder ejecutarlos. 2019 va a ser el mejor año del mandato”.

-Si esos son los proyectos de 2019, ¿que destacaría del mandato que casi termina?
“Resumo el mandato en que el Ayuntamiento está mucho mejor, saneado y sin deuda el año que viene, con más inversión que nunca. Hemos rebajado los impuestos a la gente, algo que nos convierte en la capital de provincia española con menor presión fiscal por habitante. El Ayuntamiento está mucho mejor y la ciudad también”.

-Hace unos días usted afirmó que hay municipios que traen a sus indigentes a Santa Cruz. ¿No cree que es al Gobierno de Canarias y al Cabildo a los que habría que pedir más recursos?
“Los recursos también deben ponerlos los Ayuntamientos. El hecho de que un municipio de casi 100.000 habitantes no disponga de recursos alojativos para personas en situación de indigencia, es un hecho que no solo debe resolver el Cabildo y el Gobierno, también debe resolverlo el municipio. De hecho, el albergue municipal es casi financiado en su totalidad por Santa Cruz. Es cierto que Gobierno y Cabildo tienen una parte de responsabilidad evidente pero también los ayuntamientos que no ponen las ayudas, ni los sistemas de previsión que tienen que poner y hacen que la gente se venga a Santa Cruz. Cuando he dicho eso es porque los profesionales del albergue, los trabajadores sociales, me lo confirman, y me dicen, alcalde están enviando de otros municipios a Santa Cruz”.

-¿Qué otros municipios?
“No voy a señalar. Lo que hablo es por boca de los trabajadores del Ayuntamiento. Eso no quiere decir que no los vayamos a atender. Vengan de donde vengan, los vamos a atender. Pero sí pone sobre la mesa un problema que tiene que ver con recursos y financiación”.

-Santa Cruz lleva dos años reclamando eso mismo y no ha obtenido respuesta…
“La realidad es que no lo han hecho. Por eso nosotros destinamos 19 millones servicios sociales, y hemos afrontado el mayor aumento en trabajadores sociales y ayudas. Se nos reclaman una serie de servicios que estamos prestando a nivel insular”.

-¿Entiende que afirmaciones como las que hace puedan generar rechazo hacia esa población más desfavorecida?
“Creo que soy moderado, pero lo que no puedo ocultar es la realidad social. Y aquí hay que decirlo. El hecho de que se denuncie no implica que se deje de atender a nadie, pero sí que nos vemos desbordados porque nos llegan muchas personas de otros municipios y tenemos que atenderlos y eso es una presión importante. Vamos a pedir a Gobierno y Cabildo que pasen de las palabras a los hechos”.

-Volviendo a las proyectos que se eternizan en Santa Cruz, el enlace puerto-ciudad tarda en ver su fin…
“La parte de ciudad va a quedar terminada en los próximos cuatro meses. Santa Cruz no tiene que hacer nada más. Lo que queda le corresponde al puerto. Me consta que el puerto está desde hace tiempo intentando llegar a un acuerdo con el concesionario de la marina deportiva, pero lo cierto es que, hasta día de hoy no hay un acuerdo. Lo que le pido al puerto es celeridad. Todo lo que tenía que hacer la ciudad va a quedar hecho y necesitamos que se den pasos hacia adelante. El puerto debe darle continuidad al enlace hasta llegar al cantil del muelle y crear el numero de aparcamientos previstos, que son unos 700”.

-Otro punto de expansión son los terrenos de la refinería. Hay voces que temen que se repita el modelo fallido de Cabo Llanos…
“El modelo de Cabo Llanos no está terminado. Lo que queda por hacer es la parte pública que no se culminó porque irrumpió la crisis y no había capacidad de inversión. El Ayuntamiento tiene muy claro que va a hacer la plaza y el aparcamiento que va entre las dos torres, que es la única parcela municipal por desarrollar. Pero la Autoridad Portuaria tiene que desarrollar la suya, Gestur hacer la plaza detrás de las torres, el suelo de uso docente en el que ahora va el Palacio de Justicia también tiene que desarrollarse. No creo que sea un modelo fallido. Gracias al plan Cabo Llanos tenemos el Parque Marítimo, el Palmetum, el Auditorio o el Recinto Feria”.

-Y en cuanto al acuerdo con Cepsa del Santa Cruz Verde, ¿cómo se está avanzando?
“Para que se produjera el acuerdo era muy importante para Cepsa que se le garantizara seguir distribuyendo. Ha pedido unas concesiones y unas obras tanto en el puerto de Santa Cruz como en el de Granadilla. El puerto ha anunciado que les va a conceder la ampliación y la concesión. En cuanto eso se firme, Cepsa ya tiene el presupuesto para iniciar la descontaminación y la desmantelación”.

-¿Y qué pasos está dando el Ayuntamiento?
“Ya trabajamos en las bases urbanísticas. Si al final el PGO es nulo, el nuevo plan recogerá la nueva la ordenación. Que no se anula, pues modificamos en ese punto y ya está. Es evidente que se incorporarán aportaciones del Colegio de Arquitectos, de los ciudadanos …, pero por ahora, lo único que hemos pactado son unas reglas del juego mínimas, que aportan mayor suelo público del que nos tocaría a la ciudad”.

-¿La anulación del PGO fue la peor noticia de 2018?
“Sin duda es una mala noticia porque se tardó 15 años en aprobar este plan y en el 2013, con un amplio consenso, se aprobó. Es una pena que se anule el trabajo de cientos de funcionarios que dieron informes favorables y su visto bueno al documento”.

-¿Y qué le parece que, precisamente el solar, el del aparcamiento del Hospital de La Candelaria, que provocó la nulidad del plan, lo compre ahora el Gobierno de Canarias?
“Con independencia del particular que tiene su derecho, a esa parcela le pusimos el uso sanitario porque nos lo pidió el Gobierno. Hasta en eso había informes favorables. El recurso que en un principio pierde el particular porque hablaba de la parcela, luego lo extendió a todo el contenido del plan. El daño que se hacía a toda la ciudad no valía la pena por una parcela de esas características. Creo que los tribunales podían haber escogido un recorrido menos dañino para el interés general. Retrotraer el plan a la evaluación ambiental hubiera sido menos dañino”.

-¿Si la anulación del PGO fue la peor noticia de 2018, cuál fue la mejor?
“La mejor fue Santa Cruz Verde, poder anunciar que la Refinería se va a desmantelar y que en sus terrenos se va a expandir la ciudad en los próximos años, eso, es una noticia histórica”.

-Otra buena noticia sería que el Plan Especial de El Toscal ya estuviera aprobado. ¿Cree que habrá informes desfavorables?
“Cualquier cosa es posible. Animo a los redactores y al concejal a que saquen el Plan adelante en los plazos comentados, pero soy escéptico. Ninguna administración garantiza al 100% que los informes de sus funcionarios vayan a ser los mismos hoy y que a los tres meses no haya otros informes diferentes. Esta es la realidad y es el cuento de nunca terminar”.

-¿Es lo que ha pasado con Miraflores y el Cabildo?
“La situación ahora mismo es de entendimiento. Nosotros vamos a revisar el catálogo e intentar incluir lo que el Cabildo nos diga porque, al final, todo se circunscribe a eso. Si los técnicos del Ayuntamiento tuvieran una opinión diferente, no hay nada que hacer, el Cabildo es quien tiene las competencias así que haremos lo que nos diga y se acabó. Ahora eso sí, todo lo que nos diga que lo haga por escrito y nosotros se lo enviaremos a los propietarios de los edificios para que hagan las alegaciones oportunas. Preveo que los particulares también harán ejercicio de sus derechos”.

-En la vertiente más política, como candidato a la alcaldía, ¿le preocupa alguno de los cabeza de lista del resto de partidos?
“No. Creo que todos, la que está y los que quedan por venir, tienen claro que soy el candidato a batir, el que está más fuerte. Y por ahora, no he visto sobre la mesa, un proyecto alternativo al que yo tengo para Santa Cruz. Lo único que veo son críticas parciales sobre si faltó la limpieza en un punto concreto o si no funcionan unas escaleras mecánicas, pero no veo un proyecto de ciudad y creo que no lo tienen”.

-Las encuestas parecen que apuntan a que CC sufrirá en las próximas elecciones para pactar o incluso gobernar. ¿Qué datos maneja usted?
“No tengo ningún dato objetivo hoy que me indique que vamos a sufrir un descalabro. Ninguno. La realidad es que no percibo en la calle un rechazo al proyecto político de CC, al contrario, percibo que por ejemplo las intervenciones de Ani Oramas suscitan un apoyo muy importante. Lo que sí es cierto es que hoy existe más oferta política y hay mas partidos y el voto se divide. Hace cuatro años no había un Podemos un Ciudadanos y hace dos meses no había un Vox”.

-¿Cree que Vox podría entrar en el Ayuntamiento capitalino?
“No lo se. No comparto los planteamientos de extremaderecha de Vox, pero sí soy demócrata y liberal y creo que tienen derecho a participar en la vida política, a presentarse a una elecciones, plantear su proyecto y participar en las instituciones”.

-¿Pactaría con Vox?
“Habría que ver el programa de gobierno de una ciudad. En las ciudades, las ideologías importan menos que la gestión, así que habría que ver el programa de gobierno. De todas formas veo muy difícil que pueda pactar con los extremos. Tanto con Vox que con Podemos. Pero nos tendríamos que sentar con un programa de gobierno sobre la mesa”.

-¿De salir nuevamente elegido, será su último mandato?
“Siempre he pensado que ocho años, como mucho 12 años, es el tiempo suficiente para que se note una gestión. Me presento para culminar proyectos que dejo en marcha y que estoy convencido de que se verán en el próximo mandato. No me veo 16 años de alcalde”.

-Usted pactó con el PP contra todo pronóstico, ¿le ha perjudicado esa elección frente a su partido?
“Es evidente que acerté porque era el pacto que más estabilidad le daba a Santa Cruz. Hoy Santa Cruz no es noticia por ningún tipo de escándalo. Es noticia por la gestión, sea mejorable o sea buena. Es verdad que el PP ha contribuido a esa gobernabilidad y a esa estabilidad. También hay otros partidos democráticos que podrían contribuir a ello. Yo mismo pacté con el PSOE, y no tendría problema en llegar a acuerdos con ellos o Cs, que son partidos con los que es posible plantear acuerdos de gobierno y que son leales”.