Sucesos

Otro terremoto localizado bajo el océano se deja sentir en el norte de La Gomera

Desde el pasado domingo hasta ayer miércoles se han detectado nueve temblores, seis de ellos entre Tenerife y Gran Canaria

Localización del temblor sentido en La Gomera. IGN

Un nuevo terremoto cuyo origen fue localizado bajo el lecho submarino, concretamente al noroeste de La Gomera, fue sentido por vecinos de al menos seis núcleos habitados de la Isla Colombina, todos ellos en su zona norte.

Así consta gracias a los cuestionarios que otros tantos ciudadanos enviaron a la página web del Instituto Geográfico Nacional (IGN) después de que, a última hora del pasado martes, se detectara un sismo de 2.8 grados en la escala de Richter, cuyo origen fue localizado a unos ocho kilómetros de profundidad bajo el lecho marino.

En concreto, los vecinos se pusieron en contacto con las autoridades para comunicar que habían sentido este temblor desde los núcleos poblaciones de Alojera, Rosa de Las Piedras y Vallehermoso (todos ellos ubicados dentro del término municipal de Vallehermoso), así como en Callejón de Ordáiz, Ibo-Alfaro y Las Hoyetas, ya dentro del municipio aledaño de Hermigua. Aunque, tal y como explicó ayer a DIARIO DE AVISOS el director científico del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Nemesio Pérez, no guardan relación directa entre sí, lo cierto es que desde el pasado día 20 hasta ayer se han sucedido un total de nueve terremotos en el entorno de las Islas.

Seis de esos sismos se localizaron en las inmediaciones de la falla submarina existente entre Tenerife y Gran Canaria, donde ya se detectaron los dos temblores de mayor magnitud registrados en las Islas en los últimos 30 años: el acaecido en mayo de 1989, que alcanzó los 5.2 grados en la escala Richter, y el que tuvo lugar el pasado viernes, cuando se llegó hasta los 4.4 grados. En ambos casos fueron masivamente sentidos en numerosos municipios de las dos islas capitalinas, si bien más en el caso de Tenerife.

Esta secuencia de nueve temblores se inició bajo el noreste de Adeje a las 1:44:41 horas del pasado domingo con una magnitud de 1.5 grados, para a continuación sucederse, desde las 8:53:48 horas de ese domingo hasta las 20:58:52 horas del pasado martes, hasta cinco temblores de entre 1.6 y 1.9 grados, todos ellos en la zona de la referida falla submarina.

El séptimo de los registrados en estos tres días fue el de La Gomera, acaecido a las 23:09:47 horas del pasado martes con los referidos 2.8 grados, para cerrar el listado otro más localizado bajo el municipio de Vilaflor (a las 7:33:05 de ayer miércoles y de 1.9 grados) y, por último, uno de 2.0 grados en la escala de Richter que se produjo a las 9:57:07 horas de ayer, de nuevo en las inmediaciones de la falla existente entre Tenerife y Gran Canaria. Requerido para un análisis general de estos temblores, Nemesio Pérez recordó que Canarias es una región con este tipo de actividad sísmica, a la que cataloga como “normal” y “habitual”.

“En el Archipiélago hay dos tipos de actividad sísmica, una difusa y otra más concentrada -detalló el especialista-, siendo la concentrada propia de zonas como la relacionada con esa falla existente entre Tenerife y Gran Canaria o las vinculadas a los edificios volcánicos de cada isla. Por su parte, la difusa es la que vemos que no hay una repetición de movimientos seguidos en la misma zona, y que también tiene lugar de forma habitual”.