política

El fallido ataque a Baleares provoca fisuras entre los nacionalistas canarios

García Ramos (PNC) califica como “rabieta infantil” las críticas de Rosa Dávila y de CC por un régimen especial balear; ya antes Ana Oramas había abierto la veda atacando al PSOE por ‘favorecer’ a Cataluña
Imagen de un reciente acto de los nacionalistas canarios en el que se ve a Juan Manuel García Ramos flanqueado por la consejera regional Rosa Dávila y la diputada Ana Oramas. DA

Primero fueron Ana Oramas y Fernando Clavijo, ambos de Coalición Canaria (CC), quienes sacudieron el avispero acusando a Pedro Sánchez (PSOE) de quitarle el dinero a Canarias para dárselo a Cataluña, una circunstancia que, como llegó a reconocer la portavoz del Ejecutivo regional, Rosa Dávila, no es real dado que no hay verificación alguna de ello ni en el fallido Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019 ni en cualquier otro documento.

Ahora le tocó a Baleares en este afán de CC por fabricarse un enemigo exterior (todo un clásico de la ortodoxia electoral de los nacionalismos), pero el pinchazo de la maniobra para presentar el Régimen Económico de Baleares es de tal calibre que las críticas al mismo por parte de José Miguel Barragán y la citada Dávila han tenido un efecto inesperado: fisuras en el hasta ahora monolítico grupo que conforman CC y el Partido Nacionalista Canario (PNC).

Ha sido su presidente, Juan Manuel García Ramos, quien ha tildado de “rabieta infantil” y “falta de respeto político a las aspiraciones del pueblo balear” las palabras de sus aliados. “El archipiélago balear tiene todo su derecho a reclamar un trato diferenciado del Estado”, dijo ayer García Ramos, para a continuación añadir que “los canarios no debiéramos entrometernos en el reconocimiento territorial de esa comunidad”.

Pero este nuevo intento de CC por atacar al que las encuestas consideran su gran rival por la Presidencia del Gobierno canario en las elecciones del próximo mayo, el PSOE, no ha podido ser más desafortunado, porque ha bastado una mera revisión a la hemeroteca para comprobar que, precisamente, ha sido CC la que, desde hace al menos un lustro, asesora a políticos baleares (especialmente a su socio Proposta per les Illes) para conseguir un modelo de financiación específica para Baleares que, además, no se acerca ni de lejos al REF de Canarias, como denuncia toda la oposición balear, indignada ante lo que considera un fiasco.

Y es que el Régimen Económico Balear (REB) aprobado ahora a través de un real decreto se limita a aprobar la conexión eléctrica con la Península, unas ayudas al transporte terrestre de los que ya disfrutan tanto Madrid como Cataluña y Baleares, y unas inversiones acordes con la media estatal que, en realidad, ya se aprobaron con el Estatuto balear de 2008.

En cuanto a posibles ventajas fiscales, se quedaron para otra legislatura. Entre otras cosas, porque tanto Sánchez como la propia presidenta balear, Francina Armengol, saben que la Comisión Europea nunca darán validez a unas exenciones fiscales que son propias de un territorio ultraperiférico como sí es Canarias y no Baleares.

TE PUEDE INTERESAR